Opinión

Orense puede ser una ciudad ideal

Opinión

Orense puede ser una ciudad ideal

Si a Enma Noriega y a Paula Feijoo les cuentan que hubo un tiempo en el que un concejal de la ciudad (aun camina por estas calles), que se oponía a la peatonalización de la calle Paseo, se puso con un pico a destrozar el pavimento para evitarlo, seguramente les costará creerlo. Enma y Paula son dos jóvenes arquitectas redactoras del Plan de Movilidad Urbana , un plan muy trabajado y muy bien expuesto públicamente por las dos la pasada semana. 

El plan procurará que se acaben los atropellos porque los coches circularán a 30 por hora; que el peatón sea el rey de la calle sin miedo a las bicis ni a los patinetes que ahora, impunemente, circulan por las aceras, porque tendrán su sitio que no tiene que ser un carril especial sino la misma vía utilizada por los coches, de los que no tendrán miedo porque circularán muy despacio; se acabarán las vueltas y revueltas desesperadas buscando dónde aparcar porque la ciudad estará rodeada de aparcamientos; los buses serán los grandes deseados por cómodos y abundantes; las furgonetas de carga y descarga no estarán invadiendo las calles peatonales después de las horas señaladas, y, con el tiempo, hasta es posible que desaparezcan muchos semáforos. 

Para conseguir esta ciudad ideal, en su estupendo trabajo, Enma y Paula dan soluciones sencillas y baratas pero insisten en que hace falta educación y concienciación de los ciudadanos y, sobre todo, que la autoridad correspondiente sea eficaz a la hora de hacer cumplir las leyes. En su análisis de la situación actual, las redactoras del plan señalan insistentemente el desorden que reina en la ciudad, en donde nadie, ni ciudadanos ni autoridades, cumple las normas. Esto la convierte en una ciudad incómoda con unos ciudadanos cabreados porque nada está en su sitio y el desorden ya se sabe que no produce muchas satisfacciones. Educar a la gente es estupendo pero lleva mucho tiempo. Una multita bien puesta acelera todo una barbaridad y, contra lo que puedan pensar algunos politicos, ni siquiera quita votos.