Opinión

Inteligencia artificial

Opinión

Inteligencia artificial

A pesar de que hace tiempo que ya está instalada entre nosotros, conceptos relacionados con la inteligencia artificial como el aprendizaje de las máquinas se han introducido de lleno en el debate preelectoral de las municipales en nuestra provincia. Y eso que el término no es novedoso, pues unos expertos se lo inventaron en 1956, quizás con la esperanza de que el futuro llegase más rápido que lo que la realidad ha venido a demostrar. Estos iluminados fueron John McCarthy, Claude Shannon y Marvin Minsky, fallecido en 2016, del que el generoso Aloysius tuvo a bien regalarme un ejemplar de su libro “La máquina de las emociones: sentido común, inteligencia artificial y el futuro de la mente humana”. Casi nada. 

Y es que todas estas cuestiones no solo se ciñen al mundo de los algoritmos científicos. Tienen también profundas implicaciones éticas, sociales, económicas y legales. De vez en cuando una palabra se pone de moda. Se repite hasta la saciedad en los medios de comunicación y las redes sociales. Ahora le ha tocado el turno al término “algoritmo”, algo tan sencillo como una serie de instrucciones sencillas destinadas a solventar un problema, pero a la vez complejo de entender. Cuando a los algoritmos le sumamos su procesamiento por las computadoras, obtenemos una revolucionaria fórmula que impregna nuestro presente y a buen seguro decidirá por dónde se encamina nuestro futuro. Nuestros teléfonos inteligentes y nuestros ordenadores funcionan mediante algoritmos. También nuestro coches automáticos y las redes sociales que utilizamos cotidianamente, como Facebook o Twitter.

Si hacemos caso al profesor Ricardo Peña Marí, de la Facultad de Informática de la Universidad Complutense de Madrid, autor del libro “De Euclides a Java, la historia de los algoritmos y de los lenguajes de programación”, el trabajo de los programadores informáticos consiste en traducir los problemas del mundo a un lenguaje que una máquina pueda entender, en algoritmos que puedan manejar. De esta manera, un ordenador puede realizar miles de millones de operaciones matemáticas en un solo segundo. Una de las aplicaciones más recientes y curiosas de los algoritmos al campo de la Medicina permite que la inteligencia artificial sea capaz de detectar la depresión infantil con una precisión del 80%. Lo han desarrollado Ellen y Ryan McGinnis, psicóloga clínica e ingeniero biomédico de la Universidad de Vermont (Estados Unidos). Concretamente, su algoritmo de aprendizaje automático fue capaz de analizar las características de las grabaciones de audio de unas breves historias que relataron los niños de su estudio, relacionándolas con sus probable diagnóstico. Un trabajo muy interesante. Y como colofón, no olvidemos que los algoritmos también son capaces de pronosticar los resultados electorales. Pues eso.