Opinión

Jugando a morir

Opinión

Jugando a morir

Unos de mis iconos cinematográficos es la cazadora roja que James Dean portaba en “Rebelde sin causa” (Nicholas Ray, 1955). Existe una fotografía suya sentado sobre el capó de un coche junto a Corey Allen, su antagonista en la película, que viste una cazadora de cuero negro, material más recio y pesado, antítesis de aquella prenda más ligera y mítica del protagonista. Y aunque el personaje de “Buzz” Gunderson fallecía en la película, tras despeñarse por un precipicio perdiendo el control de su vehículo en una loca carrera hacia la muerte, el actor Corey Allen realmente vivió muchos más años que sus compañeros de reparto: James Dean (24 años, accidente de tráfico), Natalie Wood (43 años, ahogada en el mar) y el frágil Sal Mineo (asesinado a los 37 años de edad). Allen falleció en 2010 en California, dos días antes de cumplir 76 años, a causa de una enfermedad de Parkinson. 

Traemos hoy a colación estas reminiscencias cinematográficas para hacernos eco de las informaciones publicadas recientemente por diferentes medios de comunicación, respecto al conocido como "juego de la muerte", el último disparate que parece haber embaucado algunas mentes adolescentes. Se trata, nada más y nada menos, de entretenerse en provocarle la asfixia a un compinche apretándole el cuello hasta su desvanecimiento. Al comprimir las carótidas, el flujo sanguíneo se detiene y la falta de oxígeno cerebral deriva en una pérdida de la consciencia. Sólo hace falta la participación de un tercero, que graba la escena con la cámara de un teléfono para posteriormente colgar semejante hazaña en las redes sociales. En esa realidad paralela, la difusión morbosa de este tipo de escenas, como tantas otras de contenido sexual, maltrato animal o de regodeo en peleas y trágicos accidentes, se ha convertido en una novedosa enfermedad colectiva que encuentra su público más entusiasta entre los sectores sociales más jóvenes y vulnerables. 

Una vez más, la metáfora del cuchillo, valiosa herramienta a la hora de cortar el pan, pero terrible si se emplea como arma blanca. ¿Dónde está la solución? ¿En la prohibición? ¿En la educación? Se repiten conductas patológicas de extraña denominación como el eyeballing, administración directa de alcohol sobre las mucosas oculares, que puede acarrear graves infecciones e incluso la ceguera, el tamponvodka o tampón on the rocks, de funcionamiento similar, sólo que para la ocasión el alcohol se vehicula mediante tampones empapados introducidos en la vagina o en el ano, o las relaciones sexuales de riesgo sin protección, jugando a la ruleta rusa con la muerte como aquellos protagonistas de “El cazador” (Michael Cimino, 1979), prisioneros en la perturbada vorágine de la Guerra de Vietnam.