Opinión

LA TERAPIA CART-t

Opinión

LA TERAPIA CART-t

La inmunoterapia está triunfando en importantes batallas de la lucha contra el cáncer. Su fundamento es aparentemente sencillo: potenciar el sistema inmunitario del paciente para que sus propias defensas ataquen y destruyan las células tumorales, una estrategia similar a la empleada por la naturaleza para combatir las infecciones por bacterias y virus. Existen varios agentes defensivos, pero nosotros vamos a centrarnos en una especie determinada, los linfocitos T. 

La terapia CAR-T (de sus siglas inglesas Chimeric Antigen Receptor T- cell therapies) consiste en extraer de la sangre del paciente varios millones de linfocitos T, modificarlos genéticamente, multiplicarlos en el laboratorio y devolvérselos al paciente por vía intravenosa. Con este método innovador, un pequeño de 6 años se ha curado de la leucemia linfoblástica aguda (LLA) que le diagnosticaron cuando apenas tenía 23 meses. Antes de ser tratado con la terapia CAR-T había sufrido 2 recaídas, a pesar de haber recibido un trasplante de médula ósea. Estamos ante el primer paciente pediátrico así tratado a cargo de nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS), un auténtico hito para la sanidad pública española, capaz de abrir un conflicto entre el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas para designar qué centros de referencia se encargarán a partir de ahora de aplicar y controlar estos tratamientos.

Mientras estos avances se están produciendo, en Florida (Estados Unidos) un juez acaba de ordenar que se trate a un niño de 3 años que también padece una LLA, en contra de la voluntad de sus padres, que preferían una terapia alternativa, a base de vitaminas, cannabis medicinal y una dieta específica. El tratamiento queda ahora bajo la supervisión judicial. Podrá durar hasta tres años, siempre y cuando los médicos informen positivamente sobre la remisión de la enfermedad. 

Estos dos casos no son más que los ejemplos constatables de un debate generado por los avances técnicos de la medicina que vendrá, que ya se encuentra entre nosotros, y determinados movimientos sociales, por suerte minoritarios en nuestro entorno, empeñados en cuestionar precisamente los progresos de la ciencia. Los antivacunas, que tanto daño están provocando en la salud pública de los Estados Unidos y en algunos países europeos, constituyen la punta de un peligroso iceberg que puede hacernos retroceder a los períodos más oscuros y terribles de la humanidad, diezmada por enfermedades que hasta el día de hoy se han controlado mediante medidas tan efectivas y valiosas como a buen seguro será también la terapia CAR-T.