Opinión

Sobre el futuro demográfico

Opinión

Sobre el futuro demográfico

El último documento del Foro Económico de Galicia está dedicado al futuro demográfico que nos espera y como éste puede incidir en nuestro estado del bienestar. Animo a la lectura de este informe de libre acceso en su página web: www.foroeconomicodegalicia.es. Si bien todos los informes del Foro publicados hasta ahora (y van ya siete) son de dudable interés, a éste se le añade su pertinencia temporal a modo de llamada de atención.

Una vez leído este Documento, la conclusión es pesimista, y no tanto por el presente, sino por el futuro. Esto viene motivado porque da la sensación de que hay pocos visos de que vaya a cambiar la situación. Y, ¿por qué digo esto? Pues como muestra un botón y así, la reciente reforma fiscal evidencia como la política demográfica sigue sin estar presente en la agenda de nuestros políticos. Dicho más claramente, sigue sin actuarse con políticas que clara y efectivamente aseguren un futuro sostenible de nuestra población.

El comportamiento demográfico está fundamentado en la conjunción de condicionantes objetivos y subjetivos que llevan a los futuros progenitores a decidir tener o no tener descendencia. Y, hoy por hoy, nada anima a tenerla porque todo está contra. Y ya no es el tema clave de la seguridad laboral que resulta crucial en la toma de esta decisión. La situación es peor puesto que dentro de aquellas personas que tienen la suerte de tener puesto trabajo digno se observa como la decisión de contribuir con sus descendientes al futuro de todos resulta penalizado, tanto económicamente como en calidad de vida. Ante esto, ¿quién es el valiente que se va a decidir? Pues lo dicho, solo los valientes (por no decir los inconscientes).

Y no se trata, por tanto, de penalizar a nadie. No obstante, si se está de acuerdo en que el tener hijos supone una mejora para el conjunto de la sociedad, las personas que adopten esta decisión deben verse favorecidas comparativamente frente a las que hayan decidido no tenerlos. Además, esto debe hacerse mediante políticas adecuadas y que sean eficientes en cuanto a la consecución de sus objetivos. El Documento hace hincapié en este sentido hablando de políticas de conciliación y apoyo continuo a las familias frente a ayudas directas que se han demostrado como poco válidas.

En todo caso urge, para no perder el tren definitivamente, concienciarse de la gravedad del problema para lo cual procede con urgencia el establecimiento de un completo panel de indicadores demográficos y socioeconómicos de contexto que faciliten el seguimiento y la alerta en materia demográfica.

Comentarios