Opinión

El populismo exacerbado

Opinión

El populismo exacerbado

Pegados ante los televisores mirando perplejos al tipo de Qanon disfrazado de bisonte, a la mujer tendida en el suelo chorreando sangre, al hombre mostrando su regocijo en el despacho de Nancy Pelosi sentado con los pies sobre la mesa, las bombas de humo, la ruptura de ventanas, la escalada por los muros del Capitolio para alcanzar las terrazas, la llamada a la sensatez de Biden y los mensajes alentadores de Trump a sus seguidores a través de tuiter, los tiros, los gritos… Todo eso ocurría en el Capitolio. Dantesco. 

Las imágenes provocadas por un presidente locoide, irresponsable, ególatra y mentiroso, llevaban irremediablemente a pensar en las consecuencias del populismo exacerbado, que lleva años cambiando el mundo. Para multitud de españoles, esas imágenes les llevaban al 1-O, no tan violentas ni de tan graves consecuencias como lo ocurrido en Washington, pero que convulsionaron nuestro país. Porque, al contrario de lo ocurrido el miércoles en Estados Unidos, donde dirigentes importantes del partido republicano y el propio vicepresidente Mike Pence, expresaron su horror ante lo ocurrido, han marcado distancias con Trump y exigen su incapacitación, en España un sector importante de la sociedad catalana sigue considerando héroes a los independentistas que alentaron aquel referéndum ilegal y dieron alas a quienes no dudaron en utilizar la fuerza para intentar cumplir sus objetivos. Dirigentes condenados por sedición por el Tribunal Supremo, y a los que el Gobierno de Sánchez e Iglesias pretende indultar porque de esa forma se garantizan eternamente su apoyo parlamentario.

Con todas las distancias, enormes, entre los hechos del 1 de octubre del 2017 en Cataluña y los del 6 de enero del 2021 en Washington, hay un nexo común, la ya apuntada sedición y unos presidentes, Trump y Puigdemont, que no respetan la legalidad ni la Constitución. Presidentes impregnados de un populismo odioso, que utiliza las armas de la mentira, la seducción personal, las falsas esperanzas y el supuesto patriotismo para destruir todo lo que tocan. 

Hoy Cataluña está mucho peor que antes de que los independentistas se hicieran con el poder, y Estados Unidos ha vivido un ataque a la más importante de sus instituciones, promovida nada menos que por el presidente, lo que ha hecho tambalear la credibilidad y la seguridad del país y llenado de vergüenza a gran parte de sus ciudadanos, incluido un alto porcentaje de votantes republicanos.

Hace mucho tiempo que los políticos actuales, españoles y no españoles, no dan la talla; las excepciones se cuentan con los dedos de una mano. Los populismos exacerbados de uno y otro signo, la falta de formación, las ambiciones personales y el desinterés por los problemas reales, son sus señas de identidad. 

Las consecuencias de tenerlos en los gobiernos han sido muy graves. En España las sufrimos hace un tiempo, y Estados Unidos, con todo su inconmensurable poderío, sale seriamente dañado de votar a un presidente que nunca debió ser elegido.