Opinión

Avances

Cada día todos los medios de comunicación están repletos de avances científicos en materia de energía que prometen ser, cuando se pongan en funcionamiento, la panacea universal tanto para su producción como para su almacenamiento. Pero todo son proyectos, estudios, que no se sabe cuándo estarán en fase de comercialización masiva y que, en efecto, sirvan para producir energía, limpia, barata y acumulable. Los ensayos son tantos que no se sabe cuál será el que triunfe o los que realmente serán capaces de aportar la innovación definitiva. Son tantas las iniciativas que hacen que muchas gente no sepa a qué carta quedarse y que no se decida a invertir en una de ellas ante la posibilidad de que se queden viejas antes de ponerse en marcha o ser sustituidas por otras que resultan más baratas. Paneles solares que funcionan por la noche, los ladrillos que acumulan energía, y otra serie de inventos están ya en el mercado, pero todavía les falta mucho para convertirse en una opción constructiva de uso masivo.

Te puede interesar