Opinión

Inexistente

Opinión

Inexistente

Pocas veces una palabra, en este caso una oración, vale más que mil imágenes. Pero en este caso no hay ninguna duda: más que todas las declaraciones institucionales desmentidas o aparcadas al minuto siguiente. Casi tanto como una sentencia judicial que habla de “ensoñación”. Fue un antidisturbios de los mossos d’esquadra  quien  puso las cosas en su sitio cuando dijo aquello de “la república no existe, idiota'”, a un agente forestal que se manifestaba en Barcelona contra el consejo de ministros celebrado allí. La potencia de la declaración fue tanta que el agente fue sancionado con una  falta disciplinaria de carácter leve, por lo que ha presentado un recurso contencioso administrativo para que se la quiten. A algún dirigente independentista le hubiera gustado que le arrancaran los botones en el patio de su acuartelamiento y le expulsaran con deshonor. Sin embargo, nada refleja mejor lo que se ha vivido en Cataluña. Respecto a “idiota”, todo el mundo sabe que es un pecado venial.