Opinión

Son así

Opinión

Son así

Nadie ha dado con la clave, con la fórmula que haga que las ceremonias de entrega de los premios cinematográficos en cualquier lugar, ya sean los Goya o los Oscar, sean siempre un éxito, sean divertidas, dinámicas, no se conviertan en un tostón inaguantable. Unas veces los presentadores, los humoristas atinan con sus gags, con sus discursos y otras se convierten en algo insufrible. Nada garantiza que el éxito del año pasado se vaya a repetir el siguiente aunque sean los mismos los presentadores. Segundas partes… Hacen bien los premiados en dedicarles su éxito a quien les parezca e incluso extenderse todo lo que quieran. Es su fiesta, es su premio y sus pocos minutos de gloria. Es la fiesta del cine y para los del cine. Nadie está obligado a tragarse la retransmisión de los Goya por televisión, y si se hace es por el morbo de ver quién saca los pies del tiesto, cuáles son las  reivindicaciones que plantean, las críticas que realizan, los modelitos que exhiben ellas y ellos. Y por supuesto, quiénes se llevan los premios gordos.