Opinión

Thermomix

Opinión

Thermomix

El robot de cocina que da nombre a los robots de cocina, Thermomix, tiene fans incondicionales y cocinillas que no saben qué hacer con el trasto, por lo que deciden desprenderse de él. Lo que no se sabía hasta ahora de sus múltiples capacidades es que si se revende estando en el paro, quien lo haga puede perder su prestación si no ha comunicado la venta y su importe al Servicio Público de empleo Estatal (SEPE).

Cierto que una de las funciones del SEPE es evitar los fraudes, pero esta situación concreta parece kafkiana, tanto como que le reclamaron 4.275 euros por una venta que le había reportado poco más de 200, y porque tanto un juzgado de Tenerife como el Tribunal Superior de Justicia de Canarias dieron la razón al organismo público. Ha tenido que ser el Supremo quien pusiera un poco de cordura y concluyera lo obvio, que a la vendedora le fue impuesta una sanción desproporcionada y excesivamente rigurosa por una actividad económica marginal.

Te puede interesar