Opinión

La UIP en reserva

Opinión

La UIP en reserva

Las UIP fueron creadas en 1989 siendo José Luis Corcuera ministro del Interior. La historia de estas unidades se remonta a las “Banderas Móviles” y posteriormente a la “Reserva General”, destino este último, de muchos policías que hoy se encuentran en la fase final de su carrera profesional y que se curtieron durante sus primeros años de servicio en los “antidisturbios”.

Lo suscriben policías de otros países. Lo confirman millones de turistas y miles de aficionados o deportistas que acuden a nuestro país cada año. Contamos con una de las mejores Unidades de Intervención Policial del planeta, de las más preparadas y expertas. En cada una de sus intervenciones, esos policías de carne y hueso demuestran su profesionalidad. Situaciones muy complejas que requieren especialización y mucho temple para garantizar la Seguridad Ciudadana.

Dentro de los servicios prestados no solo está el mantenimiento y restablecimiento del orden público, o dando seguridad en embajadas en países en conflicto, sino también en labores humanitarias como las que muchas veces hemos visto con la llegada de inmigrantes en el Estrecho, o recientemente arrimando el hombro con motivo de las terribles inundaciones que se han producido estos días en el Levante. También en tareas humanitarias auspiciadas por la ONU en países subdesarrollados.

A pesar de esa gran valoración, en los últimos meses se percibe un malestar pujante entre sus miembros. Más de la mitad de los días del año fuera de casa. Disponibilidad 100%, renunciando a planes familiares o a la necesaria conciliación a medio e incluso corto plazo. Interpretación de las normas al antojo del responsable de turno. Obligación de descanso durante las salidas para no generar derechos. Denegaciones sistemáticas sin obedecer a ningún criterio. Falta de medios. Dietas obsoletas. Estas y otras muchas cuestiones están haciendo que los miembros de la UIP estén rompiendo su compromiso con la Especialidad, incorporándose a sus plantillas.

Sólo en Galicia, en lo que va año y durante el primer semestre de 2020, dejarán la VIII UIP un 30% de sus funcionarios. Su penosidad acompañada de restricción de derechos y deficiente calidad de vida no compensa la diferencia retributiva en el Complemento Específico, que por ejemplo, en el caso de un Personal Operativo Seguridad Ciudadana a turnos en plantilla en comparación con un Personal Operativo UIP es de poco más de 160 euros al mes.

La UIP ha toreado en plazas muy difíciles y lo seguirá haciendo, sorteando con éxito todos los obstáculos que aparezcan en el camino. El Ministerio de Interior y la propia DGP tienen la obligación de recompensar y de cuidar a los compañeros destinados en la UIP para que la motivación de formar parte de esta especialidad vuelva a tiempos pretéritos, colocándose como uno de los destinos más apetecibles dentro del colectivo. Hoy se encuentra en la reserva.