Opinión

Torra es Fraga

Opinión

Torra es Fraga

Quim Torra en La Barceloneta al final ha resultado ser Manuel Fraga en Palomeras. No es extraño. Incluso los bañadores de ambos, tipo meyba, se parecen. Lógico. Yo creo que los compraron en las mismas rebajas, aunque con unos cuantos años de diferencia. Supongo que la "Semana Fantástica" de El Corte Inglés ha pasado a convertirse en las "Varias Décadas Fantásticas". Normal. Todo tiene que progresar.

Fraga también era supremacista como Torra, pero en su caso supremacista "galego". Según Fraga, si lo recuerdan ustedes, el humano gallego (aunque él nunca lo expresara tan claramente) era una raza superior, o sea lo mismo que piensa Torra del humano catalán. La verdad, y perdonen, yo también creo que el gallego es una raza superior solo que no lo digo en voz alta por pudor.

Bromas aparte (si es que esto son bromas), hace unos años en la gran manifestación en Santiago de aquel "Nunca Máis" tras la catástrofe del Prestige, unos amigos que habíamos ido desde Vigo coincidimos al final en un bar con un nutrido y simpático grupo de "bloqueros", o sea del Bloque Nacionalista Galego, en la mesa de al lado que entre risas, pinchos y vinos, coreaban alegremente una canción con la melodía de Guantanamera. Pero en aquella canción en lugar de la letra del estribillo original "Guantanamera, guajira, guantanamera. Guantanamera, guajira, guantanamera", la suya decía "Hai que ir morrendo, Manolo hai que ir morrendo. Hai que ir morrendo, Manolo hai que ir morrendo". Entónenla ustedes en voz alta procurando llevar el ritmo, es bastante graciosa. Y digo bastante graciosa con perdón para el difunto, al que a fin de cuentas ya no le importará si es graciosa o no.

Quim Torra no es tan mayor como aquel Fraga de entonces (me refiero al del Prestige), pero creo que podría cantársele la misma canción sin problemas. Le va como anillo al dedo. Al Fraga de aquellos tiempos le cojeaba mucho una pierna y al Torra actual le cojea mucho el cerebro.

El baño de Torra del otro día tenía una intención bondadosa: recaudar fondos para la investigación y lucha contra una terrible enfermedad. Y una intención malvada: hacernos creer que puede ser un buen tipo uno que sostiene que todos los que no son como él son inferiores. 

El baño de Fraga en Palomeras fue algo parecido. También tenía una intención bondadosa: fomentar el turismo. Y una malvada: hacernos creer que si te caía encima una bomba americana no podía hacerte ningún daño salvo que tú fueras del Vietcong.

A mi Torra y Fraga cada día me resultan más parecidos. Casi idénticos. Y es que Torra es como un rayo de sol en nuestro oscuro, gris, y aburrido panorama político. Fraga ya está fuera del mapa, pero aquí ha aparecido un tipo capaz de reivindicar su legado con autoridad y orgullo: Quim Torra, el héroe de La Barceloneta.

Torra es Fraga, no me cabe duda. Ya saben... los Reyes son los padres.