Opinión

Campaña sobre campaña

Opinión

Campaña sobre campaña

Dice un teletipo que la alcaldesa de Lugo, la socialista Lara Méndez, dijo que "parece que Feijóo está preparando, realmente, su salto a Madrid" con la insistencia en un apaño de gobierno entre PSOE y PP que deje en la puerta de la Moncloa a Pablo Iglesias y a las fuerzas nacionalistas e independentistas sin papel para maniobrar incluso con la abstención. Y aunque el escenario por el que predica Feijóo es tan probable como que el Dépor se desnuque en Segunda B, la abstención de ERC también será bastante más complicada que tras las elecciones del 28 de abril. La posición responsable para garantizar la gobernabilidad del Estado y propiciar un acercamiento entre Sánchez e Iglesias no contó con el respaldo en las urnas el 10-N y el próximo año se jugarán la Generalitat. 

Feijóo cita a González y a Rubalcaba como ejemplos. También acudió a un acto convocado por Francisco Váquez a finales de octubre para defender la Constitución y la unidad de España con pinchazo de asistencia en una ciudad que fue "vazquista hasta las cachas", hasta donde el exregidor se confiesa coruñés. Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, corrigió en público al único presidente autonómico con mayoría absoluta por no reservar sus consejos para ser sugeridos al líder en la intimidad del partido. La política está viviendo un relevo generacional. En un parque infantil con los hijos, Casado tiene más de que hablar con Iglesias que con Feijóo. Han visto las mismas series. A su manera, el 10-N le concedió bola extra a los dos. Feijóo prepara el impulso, pero es para quedarse en el sitio. Su salto a la Xunta es cuádruple y ya está en campaña, enseñándose como moderado y con discurso propio en el contexto electoral más incierto desde su primera mayoría absoluta conseguida en 2009, ya que el PP ha dejado de ser imbatible en Galicia y la marca Feijóo sufre en las ciudades. 

A estas alturas de la columna llamó un colega para preguntar por la fecha de las elecciones gallegas con un apunte curioso: "Desde que Emilio Pérez Touriño las hizo coincidir  con las vascas se ha mantenido la costumbre. Y el PNV quiere convocar elecciones en primavera tras descartar diciembre". Campaña sobre campaña.