Opinión

Luces y cirios

Opinión

Luces y cirios

El alumbrado navideño con el que Abel Caballero deslumbró en su presentación a los cómicos del panorama nacional y, una vez prendido, atrajo durante dos meses a miles de curiosos para dejarse la mosca en los comercios de Vigo condiciona la programación y la crítica política de las ciudades vecinas. Copiar algo que se ha comprobado que funciona es la mejor manera de no errar, aunque también se corre el riesgo de no llegar al original. El ridículo también se conduce por filamentos muy delicados. 

Santiago, una ciudad que recibió el año pasado a casi 328.000 peregrinos con méritos en las piernas para ser recompensados con la Compostela o que petó sus calles en las últimas fiestas de Santiago Apóstol, ha incrementado la partida destinada para las luminarias navideñas con el cambio en la corporación local. Martiño Noriega lamentó el miércoles que su sucesor en la Alcaldía, el socialista Xosé Sánchez Bugallo, intente competir con Caballero en vez de "darlle importancia ás políticas que afectan á cidadanía". Ayer salió a escena Gonzalo Muíños, concejal de Movilidad, Seguridad Ciudadana y Fiestas, para calificar de "ridícula" la comparación realizada por el portavoz de Compostela Aberta porque Vigo destina un millón de euros a las luces y Santiago 180.000. Aunque la cantidad de la partida no sea homologable, la finalidad sí. Se presupone que la intención de Bugallo no es fomentar la lectura nocturna, sino atraer visitantes para impulsar el comercio local y la hostelería.

Independientemente de la ligereza de los políticos con la crítica y la racanería con los halagos a las iniciativas del que le toca gestionar, Santiago se va a fundir este año 80.000 euros más que el anterior en alumbrado navideño. El resultado en la caja se comprobará pasadas las fiestas y está bien que la Administración se involucre para fomentar la economía de sus ciudadanos, pero la originalidad no luce antes de que se proceda al encendido. Si en vez de bombillas, en Raxoi apuestan por iluminar con cirios su monumental casco histórico con la disculpa de comenzar a calentar el Camino a doce meses de que principie el Xacobeo de 2021, la imagen aparecería en las noticias de todo el planeta. Para defender una propuesta similar hay que tener personalidad y luces.