Opinión

Más Premios Nacionales que autoestima

Opinión

Más Premios Nacionales que autoestima

Pues va a resultar que en esta tierra llena de aristas y esquinada, según una concepción política centralista que no contempla las ventajas de la orilla para el comercio marítimo, no sólo Estrella Galicia es la caña. El fenómeno planetario Inditex ya no asombra con los resultados de cada ejercicio, aunque los expertos siguen preguntándose cómo ha podido ser alumbrado en la punta de la punta, quizá porque los fríos análisis no se detienen en que sólo sería posible en Galicia por la capacidad y la mano de sus costureras, circunstancia que sí apreció el astuto Amancio Ortega para comenzar el negocio textil.  

Una dosis de autoestima es impresicindible para que un pueblo continúe creyendo y creciendo. No se puede negar la resistencia de Yolanda Díaz y de Antón Gómez-Reino para retener dos actas de diputado con la candidatura de En Común-Unidas Podemos tras la voladura descontrolada de En Marea, pero un solo escaño del BNG ha propiciado que Galicia condimente la salsa de la negociación y no sólo porque la política ferrolana tenga cartas para ganar un ministerio. "En las tertulias se discute sobre el encaje político para que se sientan cómodos catalanes o vascos y hasta de los cántabros por el partido regionalista de Revilla o de los canarios, pero Galicia parece una sucursal madrileña", se quejaba antes de las elecciones un colega que no se manifiesta nacionalista. "Es que el orgullo pica". 

Puede que de autoestima estemos algo justos o quizá esperamos a que vengan a decirnos que esta tierra es más que la leche. "Y no lo digo yo", ya saben. Con la cosecha de premios nacionales de este año en otros lugares estarían golpeándose el pecho varios lustros. Manuel Gallego Jorreto ganó el de arquitectura, el historiador Xosé Manoel Núñez Seixas el de ensayo por un trabajo sobre el nacionalismo español, y Adolfo Domínguez el de diseño de moda. Estos tres en el capítulo de ilustres ourensanos. La profesora coruñesa Pilar Pallarés mereció el de poesía y el vigués Anxo Quintela el de periodismo cultural. Otros cuatro proyectos (Cofradía de Vilanova, Federación Galega de Redeiras Artesás O Peirao, Conservas Artesás Curricán de Xove y Levinred Sociedade Cooperativa Galega de Leiro) merecieron el de excelencia a la innovación. Tierra de premio.