aprietan

Los parlamentarios defienden el control del gasto pero temen los efectos que se pueden derivar en los servicios públicos

Las autonomías se aprietan el cinto