Un exmarine acaba con la vida de doce personas en California