La ciudad también se rindió al yoga