O Carballiño se convirtió en la capital gastronómica de Galicia con su Festa do Pulpo