El granizo paraliza el encuentro disputado en O Couto