El Miño tiene una nueva inquilina