Los placeros aseguran tener las peores condiciones de Galicia