Goodbye Mister Turner

El escolta Justin Turner, tras el partido ante el Básquet Coruña disputado en el Pazo Paco Paz.
photo_camera El escolta Justin Turner, tras el partido ante el Básquet Coruña disputado en el Pazo Paco Paz.
El COB, que ya no se juega nada, y el jugador norteamericano, que se negó a jugar por “lesión”, llegaron  a un acuerdo para dar por finalizado el contrato

La historia de Justin Turner en Ourense es similar a la de su equipo. Un continuo querer y no poder a medias entre la ilusión y la impotencia que acaba antes de tiempo con decepción, pero sin enfados. El jugador y el club llegaron a un acuerdo para romper el contrato a dos semanas para el final de la temporada y después de tres partidos en los que Turner se negó a jugar alegando molestias musculares al tiempo que los servicios médicos del COB aseguraban que estaba totalmente apto. “Todas las partes estamos de acuerdo en que es lo mejor. Justin es un excelente jugador, pero tiene que madurar para poder competir en el baloncesto profesional. Es más un tema de gestión emocional que otra cosa”, comenta el director deportivo del club, Sergio Pérez Anagnostou.

“No es fácil de explicar, pero sinceramente creemos que es un tema de sobreprotección que ha tenido siempre en su carrera. Él realmente cree que está lesionado y no entiende que un deportista profesional tiene que saber convivir con las molestias físicas, que no puede jugar solo cuando está al cien por cien”, explica el entrenador, Félix Alonso.

Indiscutible en su nivel cuando ha jugado, pero ausente demasiadas veces. Turner se marcha promediando más de 14 puntos por partido, siendo el noveno máximo anotador de la liga,  pero a la vez siendo baja en 13 partidos por lesión, dos más en los que jugó a regañadientes y, lo más llamativo, perdiéndose 50 de las 165 sesiones de entrenamiento del equipo. Casi en uno de cada tres entrenamientos el COB no tuvo a su jugador más importante. “Lo fácil sería cargar contra él, pero honestamente creemos que es un problema que tiene para enfrentarse a las lesiones. No es que no quiera jugar o que no le importe el equipo. Sin embargo, también es obvio que nos ha perjudicado muchísimo y que a la vez se ha perjudicado a sí mismo”. Y añadía Alonso que “a lo mejor también nosotros nos hemos equivocado protegiéndolo tanto cuando pasó esto mismo la primera vez”.

Una temporada en la enfermería

Los problemas físicos de Justin Turner comenzaron ya en la pretemporada, cuando se fracturó la nariz. En el estreno del equipo, en Ponferrada, ya no jugó y los siguientes amistosos los disputó con una máscara, pero llegó a tiempo al inicio de la liga y mostrando su nivel desde la primera jornada.

Anotó 26 puntos en el primer partido ante el Castellón, 15 en la pista del Cantabria y se lesionó al inicio del segundo cuarto ante el Clavijo en el Pazo. El COB era colíder de la LEB Oro, pero su jugador más importante tardó más de un mes en volver a jugar y ahí empezaron las dudas y los problemas.

Al siguiente partido a su regreso, en Lleida, “paró” en el tercer cuarto y durante la semana el club le realizó una resonancia magnética para que estuviese convencido de que podía jugar ante el Melilla. No lo hizo y el COB perdería un partido que consideraba clave la pelea por los play off.

Otra fractura de nariz y un corte en el brazo fueron los siguientes contratiempos en la temporada para el jugador y para el equipo. El COB alternaba victorias notables ante Valladolid o Alicante con batacazos enormes en Madrid o Burgos. Con su “estrella” entrando y saliendo del equipo y de los entrenamientos, el nivel colectivo se resintió y solo volvió a repuntar cuando cesaron las lesiones.

Turner líder

Desde febrero, el COB pudo tener varias semanas a toda la plantilla disponible y Justin Turner asumió el liderazgo que se esperaba de él. En los siguientes 8 partidos Turner promedió 19,37 puntos y el equipo ourensano dio un paso adelante para pelear por el play off y firmar partidos enormes ante Estudiantes o Básquet Coruña.

En Alicante, el 10 de abril, se echó la mano a la pierna derecha y dijo basta. Justin Turner ya no volvería a jugar con e COB. Ausente ante Cantabria, Cáceres y Burgos, el club habló personalmente con el jugador, se lo comunicó a su agente en España, FJ Martín, y ayer por la mañana, con todas las partes de acuerdo, hizo oficial la desvinculación.

Despedida entre abrazos con todos los miembros del equipo

Justin Turner y el Club Ourense Baloncesto ya habían sellado la desvinculación el miércoles, pero el jugador acudió a un último entrenamiento. Como llevaba haciando las anteriores semanas, trabajó individualmente con el preparador físico, Chema Royo. Tras la sesión se despidió con abrazos de todos los compañeros y miembros del cuerpo técnico. Por la noche lo acompañó al aeropuerto de Oporto el delegado de equipo, Pablo Quintas, y volaba a Detroit.

El equipo ourensano sigue preparando el partido del domingo ante el Clavijo y a las bajas de Turner y Llorente, por sanción, se une la de Ivica Radic, lesionado.

Te puede interesar