FÚTBOL | TERCERA

Barco-Paiosaco, ¿se juega o no?

El partido suspendido en octubre al estropearse el autocar del equipo coruñés esta fijado para este jueves a las 17:30 horas en Calabagueiros

El día de la suspensión el Barco le dejó botas al equipo del Paiosaco.
El día de la suspensión el Barco le dejó botas al equipo del Paiosaco.
Barco-Paiosaco, ¿se juega o no?

Sigue sin haber fumata blanca. Y eso que desde el pasado 28 de octubre ha habido tiempo más que suficiente.

Ese domingo el autocar del Paiosaco sufrió una avería a las dos y media de la tarde para un partido que tenía fijado su comienzo a  las seis y media. Tras no poder abrir la bodega donde llevaban todo el material deportivo, el Paiosaco se presentó en Calabagueiros y se negó a jugar con las botas que les facilitó el equipo barquense. También aludieron a que no tenían espinilleras suficientes. Pese a todo, el colegiado reflejó en el acta que se daban los condicionantes favorables para disputar el encuentro pero que el conjunto de A Coruña se negó a saltar al terreno de juego.

En el Barco siguen pendientes de la resolución del Comité de Apelación de la Federación Española sobre el partido suspendido y que el Comité de Competición de la Federación Gallega de Fútbol ordenó jugar este jueves 6 de diciembre desde las cinco y media de la tarde en el campo de Calabagueiros tras abrir un plazo de alegaciones entre ambos equipos. Aunque llegados a este punto puede darse la paradoja de que se celebre el partido y más tarde llegue el fallo, con lo que el resultado no valdría para nada. Algo que no se entiende ya que ha habido tiempo más que suficiente para tomar una decisión que nadie entiende el porqué de su tardanza.


Malestar en el equipo rojillo


En el seno del equipo barquense existe cierto malestar ya que como bien reconoce su presidente Nilo Ramos "a día de hoy (por ayer lunes) aún estoy pendiente de saber si hacemos los carteles del partido o no". Y reconoce que "en principio el encuentro está fijado para el jueves a las cinco y media de la tarde pero nos habían dicho que entre la noche del lunes y el martes nos comunicarían la resolución de apelación"

Aunque el presidente del conjunto barquense es optimista ya que reconoce que "estuve viendo las sentencias correspondientes a los últimos cuatro años y en todas han fallado basándose en lo que dice el acta arbitral y en nuestro caso era muy claro que decía que se daban las condiciones para jugar el partido". Aunque también anticipa que si el fallo es en contra recurrirán ante el Consejo Superior de Deportes.

Y como si el mismo karma actuara, en el desplazamiento del equipo barquense a Porriño este pasado fin de semana, también se estropeó el autocar de los barquenses a 10 kilómetros de Porriño. El presidente Nilo Ramos y otro directivo trasladaron a ocho jugadores al campo de O Lourambal y el resto pudieron continuar viaje en el autocar hasta el campo, aunque ya tenían coches particulares preparados. Si se quiere, siempre se pueden buscar buenos arreglos.