FÚTBOL | DH JUVENIL

Buscando una alegría

El Pabellón juvenil recibe a un potente Oviedo con la ilusión de terminar con su mala racha

El pabellonista Jar forcejea con un rival del Tropezón.
El pabellonista Jar forcejea con un rival del Tropezón.
Buscando una alegría

Con el mal sabor de boca de la última derrota de liga, y la forma en la que se produjo, el Pabellón buscará hoy romper con una dinámica negativa que llegó ya a una vuelta entera dentro de la División de Honor juvenil. Los pabellonistas reciben en el campo Miguel Ángel-Os Remedios a uno de los 'gallitos' del grupo, el Real Oviedo. No será una misión sencilla, pero el cuadro que entrena Guillermo García confía en que, una vez por todas, el equipo deje atrás esa travesía por el desierto que le persigue desde hace meses.

Para ello, tienen clara la receta: repetir las cosas positivas que llevaron a la práctica en el último duelo ante el Tropezón en tierras cántabras. Parece que, poco a poco, van superando sus problemas con el gol. Y en la parcela defensiva, los fallos individuales se van minimizando. Aún así los resultados positivos no terminan de llegar. Y es que los pabellonistas saben que ya juegan una competición diferente al resto. Buscan un triunfo, no ya por la situación en la tabla, sino para darse una alegría. Un plantel joven que en el último duelo solo alineó cuatro futbolistas de último año en el once inicial.

Un rival de altura

Por su parte, el Real Oviedo marcha tercero en la clasificación. Los azules están a por detrás de ese mano a mano que Sporting y Celta parecen llevar, pero se mantienen a la expectativa por si sus rivales directos fallan y le abren la puerta a jugar la fase final. Con calidad arriba, los ourensanos deben tener mucho cuidado al poder ofensivo que han demostrado los carbayones.

Para ello, Guillermo García podrá hacer modificaciones en su equipo titular e incluso en el sistema, optando por un 5-4-1 habitual ante equipos de la parte alta de la clasificación.

Un duelo que, sobre el papel, no va a resultar sencillo, pero que el Pabellón confía que sirva de punto de inflexión para recuperar la sonrisa en una dura temporada.

Os Remedios, 16,00 horas.