FÚTBOL SALA

El más grande y el bisoño

El Burgas ultima la preparación de la cita de mañana ante el Atlético Féminas, mientras el Envialia visita al ascendido Txantrea

María Arias, del Burgas, presiona a una jugadora del Txantrea.
María Arias, del Burgas, presiona a una jugadora del Txantrea.
El más grande y el bisoño

Se acerca el tercer acto de la Primera división de fútbol sala femenino. Llega después de la primera victoria del Cidade de As Burgas (5-1 al Txantrea navarro), y el empate del Envialia en el duelo gallego (1-1 en Poio). Los rivales para los ourensanos, muy diferentes. Por un lado, el del Burgas, el más grande del panorama nacional, el actual campeón de Copa y supercampeón de España: Atlético Féminas. Por otro, el del Envialia, un recién ascendido, un equipo bisoño que quiere ser resultón en la élite y que tratará de dar más de un susto en la categoría: el Txantrea.

La central de Os Remedios acoge mañana desde las 17,00 horas un duelo entre los dos protagonistas de la temporada 2014-2015. El Burgas de Codeso (8º, 3 puntos) recibe al Atlético (6º, 3 puntos con un partido menos). "Será un partido complicado, durísimo, pero quiero ver de qué pasta están hechas las jóvenes. En Burela perdimos 7-4 y las sensaciones fueron positivas, todo el partido a un gran nivel exceptuando cinco minutos que nos costaron luchar por los puntos. Ante el Txantrea el nivel volvió a ser muy alto y lo que falta es mantenerlo ante el rival más potente. Vamos a sufrir sin balón aunque espero que el equipo esté concentrado", destaca el técnico Manolo Codeso.

La duda para el partido será la presencia de Iria Saeta, que sufre una contusión en la cadera. "Los fisios le recomendaron siete días de reposo y después hacerse pruebas médicas. No entrenó con el grupo y la idea es no forzarla. Todo dependerá de ella aunque si tengo la más mínima duda no la convocaría", añade el técnico del Burgas.

Viaje a Navarra

Por segunda semana consecutiva el Txantrea (16º, 0 puntos) se mide a un equipo ourensano. Después de caer por 5-1 en Os Remedios ante el Burgas ahora recibe al Envialia (5º, 4 puntos). "Mientras están juntas y arropadas se trata de un rival muy incómodo. O se rompe el partido rápido o habrá que buscar algún método para que deshagan su dibujo. No será un partido sencillo", reconoce Chipi, técnico de las ourensanas.

El encuentro es el sábado, desde las siete de la tarde en el pabellón Arrosadía. La pasada jornada, en Poio, "dominamos pero nos faltó un poco más de profundidad de banquillo para llevarnos el partido", lamentó el entrenador.