FÚTBOL | DH JUVENIL

Los otros objetivos del Pabellón

Conscientes de que su situación requiere un milagro, los ourensanos se centran en mejorar su imagen y preparar un grupo de jugadores de cara al futuro

El jugador del Pabellón Óscar se intenta zafar de un adversario del Bansander.
El jugador del Pabellón Óscar se intenta zafar de un adversario del Bansander.
Los otros objetivos del Pabellón

A un partido de cerrar la primera vuelta, la situación del Pabellón es, cuanto menos, muy difícil. A 11 puntos de la permanencia, y con varios rivales por delante, desde el club son conscientes de que se necesitará un milagro para mantenerse en la División de Honor. Por ello, en Os Remedios piensan en otros objetivos complementarios. Mejorar la imagen, ganar un partido para cambiar la dinámica y que el bloque de jugadores de primer y segundo año mejore (continuarán la próxima temporada) son misiones a completar de aquí al mes de abril.

"En lo que resta de liga, que es mucho, no hay que entregarse. No podemos tirar el año. Tenemos que seguir peleando y evolucionando, con la misión de ganar ya un partido. Además, tenemos gente de primer y segundo año, que la próxima temporada seguirán siendo juveniles y nos interesa que vayan a más. Y los de tercer año,  para que dejen una buena imagen y encuentren equipo para el próximo año. Hay que continuar mejorando", destaca el entrenador pabellonista Guillermo García. 

"La idea es ir a más en diferentes aspectos. Por ejemplo, llevamos varias jornadas sin encajar goles a balón parado, que antes era una lacra. Hay que aprovechar los meses que quedan de liga para seguir en una línea ascendente en el juego, al margen de nuestra situación", destaca el técnico blanquiverde.

Pero a pesar de ello, desde el club no quieren renunciar a seguir siendo competitivos este curso. Ir partido a partido concentrándose exclusivamente en lograr un triunfo y olvidándose de la calculadora y del resto de resultados. "El lunes, en el primer entrenamiento, le dije a los chavales que había que tener la cabeza alta. No vamos a bajar los brazos. Obviamente había un ambiente malo, fastidiado, porque creo que ante el Bansander lo dieron todo", señala el preparador.

Una mañana futbolística en la que los blanquiverdes aumentaron su intensidad pero pecaron de viejos errores, como la falta de pegada en ataque. "LLevamos 8 goles a favor en toda la campaña. Con esos números es complicado. Nos cuesta muchos y los rivales nos marcan en su primera llegada. Tenemos un problema en las dos áreas", afirma Guillermo García. 

Este fin de semana visitarán al Racing de Santander para poner punto y final a la primera vuelta. Tras los cántabros, por el horizonte asoman otros "cocos" del grupo. Sin obsesionarse ya con la clasificación, el Pabellón lo afronta con una mayor amplitud de miras.