FÚTBOL SALA FEMENINO

Perder entra en la ecuación para el Ourense Envialia

Las dos derrotas del cierre de año no empañan la sensacional primera vuelta del Envialia de Morenín en la Primera División, en la que marcha quinto

Vane Barberá y Chiky defienden una acción de ataque de Luci, del Burela.
Vane Barberá y Chiky defienden una acción de ataque de Luci, del Burela.
Perder entra en la ecuación para el Ourense Envialia

El Envialia despide 2018, el año en el que ha comenzado el proceso de regeneración. Lo hace con dos derrotas en la liga. Llama un poco la atención, cuando en las 11 anteriores ese casillero había permanecido imperturbable, pero estos resultados no empañan lo más mínimo la sensacional primera vuelta desarrollada por el conjunto de Gonzalo Iglesias "Morenín". El equipo blanquinegro no solo tiene encauzado su objetivo inicial, el de la permanencia (+16 sobre el tercero por la cola), si no que está asentado en la zona de Copa de España: marcha quinto.

 

Perder ante el líder Burela dando la cara hasta el final no es ningún delito (0-2 en el partido del exilio en el Pazo). Caer en tierras catalanas ante el Penya Esplugues, el equipo revelación, tampoco lo es, aunque sí sería mucho más analizable el guarismo: 6-0. Y es que en un solo partido el Envialia encajó casi la mitad de los goles que en las 12 jornadas anteriores.

"A veces nos sobra el último pase, parece que queramos entrar con el balón en la portería", dice Morenín

El otro guarismo que llama la atención es el "0" en el casillero de goles. Por segunda jornada consecutiva el equipo blanquinegro se quedó sin anotar. El problema con el gol era sabido (con 28 en 13 jornadas, es el quinto que menos anota) pero teniendo en cuenta que es el único apartado en el que la nota de este nuevo Envialia es ostensiblemente inferior a la media quizá sea un buen momento para pensar en soluciones.

"Contra Esplugues, por ejemplo, no atacamos mal una de las zonas más difíciles de la competición, pero nos faltó finalización. Creo que a veces nos sobra el último pase, parece que queramos entrar con la pelota en la portería", lamenta el entrenador Morenín.

Más allá de eso, el técnico reconoce que "el que vea el resultado puede pensar que nuestro rival fue muy superior, pero la verdad es que hasta el minuto 30 el partido estuvo muy igualado. Encajamos a los 30 segundos y el segundo en el momento en que mejor estábamos. En todo caso, esto no debe esconder que nos cuesta muchísimo hacer gol".

Tampoco ayudó la ausencia de Marta, y que Chiky jugó bajo mínimos. Ahora, descanso hasta el 3 de enero por vacaciones.