FÚTBOL

Santiago Formoso: "Gané el anillo americano antes que Gasol"

El vigués Santiago Formoso compartió vestuario con Pelé o Cruyff en el New York Cosmos, en una vida que ya tiene película

Santiago Formoso: "Gané el anillo americano antes que Gasol"

Lo lleva puesto en su mano derecha. Orgulloso. Como prueba material de una de esas vidas de película. El anillo que acredita un título de liga. Un clásico en el país de las barras y estrellas. Santiago Formoso, vigués de 63 años, puede presumir de un pasado rodeado de estrellas. Y no solo las que adornan el escudo del que fue su equipo en EEUU, el New York Cosmos. También con las que compartió vestuario, como Pelé, Cruyff o Beckenbauer, o con la que vivió mano a mano las noches locas en la Gran Manzana al lado de Dustin Hoffman, los Rolling Stone o Liza Minelli. 

Todos, como el club, formaban parte de la nómina de la Warner Bros. Era obligatorio relacionarse. "Ellos venían a nuestros partidos, nosotros a sus estrenos. Y nos juntábamos en las fiestas.

"Nueva York en los setenta era... impresionante. Otro mundo. ¿Anécdotas? Están bajo censura, no las puedo contar. Que usen la imaginación", bromea Formoso que en este aspecto de su vida prefiere valer más por lo que calla que por lo que cuenta.

Con estos mimbres, no es de extrañar que su historia salte a la gran pantalla. Lo hace gracias a un documental, "Alén do Cosmos" dirigido por Pedro Pablo Alonso y Rúben Pardiñas. El Campus Universitario de Ourense acogió la presentación, con el protagonista principal encantado de volver a su Galicia natal por unos días.

Una tierra que dejó con 15 años. La emigración gallega en su plena esencia. Al otro lado del Atlántico, esperaba una adaptación "sencilla", plagada de 20.03.17.OURENSE.CAMPUS.PROXECCION DOCUMENTAL.detalles curiosos. "Las dos primeras personas que conocí allí, eran dos chicos. Los vi con un balón, me acerqué hablando en inglés y resulta que eran paisanos. Eran de Ourense", recuerda Formoso.

'Little Galicia'

Y es que en esos momentos su inglés era mejor que su gallego. El exfutbolista aprendió a hablar la lengua de Castelao en tierras americanas, en la gran colonia de Newark, en New Jersey. Ahora lo domina. Como lo hizo con el fútbol. Tras superar el debate entre entrar en el ejército del aire de EEUU o el fútbol, su carrera sobre el césped se impulsó. "En cuanto vi a aquellos soldados, subiendo colinas con una mochila llena de piedras, me dije, 'Santiago el fútbol es lo tuyo".

Pasó por la Universidad de Pennsylvania, después por los Bicentenarios de Hartford antes de entrar en el Olimpo futbolístico: el New York Cosmos. "Fui a una gira con ellos, y a los cinco días me ficharon. Fueron unos años compartiendo vestuario y vida con las estrellas del fútbol. Pero la gran atracción era Pelé. El vestuario tenía una ambiente muy normal. Un par de chavales más jóvenes tenían cierta envidia, pero a los grandes les daba igual. Después, salíamos a cenar, a tomar algo... fueron momentos muy especiales", destaca con 'morriña' Santiago Formoso. 

Con ellos llegaron los títulos. Y el anillo. Después, cuando el físico dijo basta, tocó reciclarse. Se alejó del glamour y los focos y se centró en el taxi. Su nueva profesión era de alto riesgo. "Mataban a un taxista cada semana. Horrible". Lo cambió. Se pasó a conductor privado. Le gustó tanto que se puso al mando de tres compañías. Y tras una etapa ligado al fútbol (no como entrenador de jóvenes, algo que tiene clavado) ahora es conductor de Uber (la polémica red de transporte privado) en Nueva York. Santiago Formosos sigue siendo un pionero, como lo fue hace 40 años. "Alén do Cosmos" lo demuestra y lo proyecta en la gran pantalla.