Zulema González: "Se nota que ha cambiado bastante la visión que se tenía de la mujer en el fútbol"

La árbitra de Primera División femenina describe la evolución femenina tanto en el ámbito y estamento arbitral como en el fútbol en general

Zulema González.
Zulema González.
Zulema González: "Se nota que ha cambiado bastante la visión que se tenía de la mujer en el fútbol"

Zulema González es referencia en el arbitraje ourensano y el mejor ejemplo para abrir de par en par la puerta a las que quieran seguirla. Ahora mismo ya son 15 las árbitras en la Delegación ourensana: "Somos la provincia gallega con más árbitras. Verme a mí y a mis compañeras ayuda, pero también el trabajo de captación que ha hecho la Federación, que ha sido muy bueno".

En su caso el arbitraje y el fútbol vienen de serie, los lleva en los genes. Uno de sus tíos, Bernardino (González Vázquez), fue árbitro internacional y otro, su hermano Manolo, asistente en Segunda División: "A Bernadino lo veía por la tele, pero la figura en la que yo me fijaba era Manolo González porque cuando yo empezaba él todavía estaba en el fútbol provincial y era con quien iba a los partidos".  Aunque en casa no todo fueron ánimos, al menos antes de empezar: "Mi madre y mi abuela me decían al principio que lo pensase mejor, que si no me gustaría más jugar al baloncesto o hacer natación, pero luego me apoyaron. Mis padres me han apoyado en todas la decisiones que he tomado en mi vida. Mi madre se ha comido todos los partidos que he pitado". Y tiene claro que "en el arbitraje lo pasan peor los familiares que los propios árbitros".

"Se nota que ha cambiado bastante la visión que se tenía de la mujer en el fútbol", asegura una colegiada que debutó en Tercera División con un trío femenino: "Fue en Vigo, con Elena Casal y con Alicia Andrés. Era el primer partido a nivel gallego con tres árbitras y yo también he podido hacerlo alguna vez aquí en Ourense".

La evolución es palpable en cuanto al trabajo discriminatorio. Ese no es precisamente el mayor lunar: "Sigue habiendo esa mala cultura a nivel social en torno al árbitro, que sigue deplorando nuestra profesión, pero no con las mujeres especialmente, ahí tenemos el mismo trato". Y añade que "los insultos hacia nosotras sí son más de carácter sexistas, pero no se nos trata ni mejor ni peor que a los hombres en el arbitraje".

Zulema apostó por el silbato entre la devoción y la obligación: "Siempre me gustó el fútbol y siempre quise jugar, pero al no tener la posibilidad de jugar como hay ahora y el tener el arbitraje en casa pensé que era la opción que tenía. En mi caso el fútbol creo que viene desde la cuna". Y acertó: "No arrepiento ni un día de la decisión que tomé. Se me abrió un mundo apasionante y que me encanta".

Su progresión ha sido constante desde que empezó: "Tengo el curso de formación a nivel UEFA y mi objetivo más inmediato es que salga muy bien y que me permita en algún momento acceder al escalafón internacional".

Lejos queda su debut: "Fue un 8 de abril. Tuve la suerte de debutar el día de mi cumpleaños. Era un partido de alevines entre el Antela y el Ponte Ourense y no me esperaba que saliese tan bien. ¿El primer expulsado? Fue en un partido benéfico de Santa Teresita y me dio mucha pena tener que echarlo".