PIB

Un año más y que sea el mejor: con sus certezas y con sus incógnitas, que seguro serán muchas

El Gobierno prevé crear 500.000 empleos, a pesar de las dudas del escenario político y económico mundial

Un año más y que sea el mejor: con sus certezas y con sus incógnitas, que seguro serán muchas

Cada principio de año lo iniciamos con la pretensión de que sea el mejor, al menos mejor que el anterior. De que sea el año de nuestras vidas, aquel que recordaremos para siempre. El 2016, desde el punto de vista económico, es un año al menos singular. Cierra con una cifra record de creación de empleo, más de 390.000 puestos de trabajo;  cierra con una cifra record de afiliados en un año a la Seguridad Social: más de 540.000. A la vez, es un año donde los españoles hemos seguido comprando coches, el gran símbolo de la clase media. Eso sí, la clase media actual es usuaria de gama media, con suerte!! Y, sobre todo, es el año donde  el precio medio de la vivienda ha subido un 3.3% para ser exactos.  Algunos economistas ya se atreven a hablar de una nueva burbuja en la vivienda.  ¡Cómo somos!

Quizá la gran noticia del año es que hemos tenido que volver a votar para elegir presidente del gobierno. Nos hemos quejado por ir a unas nuevas elecciones. Pues que sepan que los suizos suelen ir hasta cuatro veces al año a votar. Eso se llama democracia participativa. La democracia es así, un sistema imperfecto, que gracias a su presencia podemos criticar a nuestro antojo. 

Porque en la crítica no nos gana nadie, que si tenemos gobierno y no hace nada, que si no tenemos gobierno no pueden hacer nada. La verdad, en mi humilde opinión, no tener gobierno es un riesgo muy elevado que no nos podemos permitir en esta fase de la curva de crecimiento económico. 

Y así lo estamos viendo, con un empacho de recortes para el año que entra por no haber hecho los deberes en 2016.  A ello unimos pérdidas de oportunidades únicas, caso de puestos clave en la Unión Europea, que no nos ha caído ni la pedrea, o de haber podido aprovechar el año en acercarnos al sol que mas calienta en Europa, el todavía eje europeísta Francia-Alemania y sacar partido de nuestro claro europeísmo frente a terceros. 

PREVISIONES DE EMPLEO
Para el 2017 las previsiones de las grandes instituciones financieras mundiales, europeas, o nacionales muestran un arco de crecimiento de entre 2,1 y 2,5 %, a todas luces inferior al del último año. El propio gobierno reconoce una caída a cifras de un 2,5%. Pero la verdad, después de las que hemos pasado, que “solo” crezcamos un 2,5 % sigue siendo un buen dato económico. 

Las previsiones del gobierno hablan de una creación de 500.000 puestos de trabajo para el próximo año. Con esa correlación estaríamos en los dos millones de puestos de trabajo creados en una supuesta legislatura de cuatro años. 

Los datos hablan de que a lo largo del año 2017 alcanzaremos la cifra de PIB del año 2008, por lo tanto al inicio de la crisis. En este punto discrepo. El conjunto del  PIB del  año 2017 en nada se parece al del año 2008, ya que está creado con nuevos sectores como el caso de las tecnológicas de la información y la comunicación (TIC) o el desarrollo de nuevos servicios, caso de los servicios médicos y por un mayor peso del sector turístico. Así como por la sustitución del sector de la construcción por un mayor peso de los servicios, pero también por el sector industrial en proceso de regeneración. 

Tampoco está en las mismas manos ya que seremos capaces de crear la misma riqueza que en el periodo 2007-2008 con una tasa de paro superior (18%) y una tasa salarial que en algunos sectores ha alcanzado caídas superiores al 10%. 

En este contexto el 2017 puede ser un año de la consolidación fiscal pública, otros dicen que es el año de la consolidación de la senda del crecimiento, otros, de la mejora de las perspectivas de empleo. Yo creo que puede ser un año asombroso y  tenebroso, ya que podemos encontrarnos con Francia y Holanda gobernada por partidos antieuropeístas y Alemania en una situación parecida. ¿Se imaginan al eje franco-alemán pidiendo la salida del euro y de la Unión Europea? 

RETOS MUNDIALES
Pero no nos asustemos, que doña Angela Merkel se encargará de todo. Tampoco podemos olvidarnos del señor Trump, que iniciará el año en un nuevo “empleo”, como POTUS (President of the United States). De sus decisiones diarias dependerá nuestra tranquilidad en seguridad civil y económica. Precios del petróleo, gasto militar (perdón en Defensa), precios de los alimentos o de las materias primas serán el termómetro de su mandato, entre otros. Una apuesta, ¿a que todos suben en el año 2017? 
En fin, el 2016 se nos ha ido, con grandes datos macroeconómicos. Les deseo para el 2017 grandes datos microeconómicos para usted, sus familias y amigos.