ANÁLISIS

Gastos e ingresos de los municipios de mayor población

Es el municipio de Ourense (491 euros por habitante) el que más esfuerzo exige en impuestos directos e indirectos

VAQS114_result
VAQS114_result
Gastos e ingresos de los municipios de mayor población

El contenido de este análisis permite realizar un ejercicio de reflexión en materia de gastos e ingresos municipales.

A pesar de que todos son municipios de más de 50.000 habitantes, ni se gasta lo mismo por habitante, ni el desglose por partidas es homogéneo, ni la presión fiscal es similar. La heterogeneidad es la nota más característica en las siete grandes ciudades de Galicia.


NIVEL DE GASTO


Considerando los gastos no financieros por habitante, el municipio que más gasta es Santiago de Compostela (864 euros), seguido de A Coruña (845 euros), mientras que Vigo (714 euros) y Ferrol (627 euros) cierran esta clasificación. La diferencia entre el municipio que realiza más gasto por habitante y el que menos, se cifra en 237 euros anuales.  En relación a gastos de personal son los municipios de Ourense  y Santiago de Compostela (300 euros por habitante) los que más gastan, mucho más que otros con mayor población como Vigo (219 euros) y A Coruña (250 euros). Las transferencias corrientes, que recogen las ayudas y subvenciones a personas físicas y a otras instituciones resulta muy escasas en Ourense (25 euros por habitante) y Pontevedra (25 euros), a diferencia de A Coruña (100 euros) o Santiago de Compostela (101 euros); también se comprueba una escasa actuación inversora en el municipio de Ourense, con 35 euros por habitante, frente a los 134 euros de Pontevedra. Por lo tanto, un panorama presupuestario muy heterogéneo por municipios.


DIFERENCIAS EN FISCALIDAD


Se reproducen las diferencias municipales cuando se analiza la vertiente fiscal. Es el municipio de Ourense (491 euros por habitante) el que más esfuerzo exige a los ciudadanos en impuestos directos e indirectos, cerrando la lista Ferrol (338 euros). La diferencia entre ambos municipios sería de 153 euros por habitante y año. Incluyendo, además, a las tasas, precios públicos y otros ingresos, que recoge entre otros los ingresos procedentes de la recogida de residuos sólidos urbanos, el uso de instalaciones deportivas municipales, vados y ocupación del subsuelo, de nuevo Ourense, con 746 euros por habitante es el municipio con mayor exigencia fiscal. De nuevo, Ferrol, con 399 euros es el menos exigente. La diferencia entre ambos ayuntamientos sería de 347 euros por habitante y año. 

Sin duda, el tributo que más presión fiscal genera es el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), que en Ourense es de 310 euros por habitante (el 63,1% de la suma de la recaudación vía impuestos directos e indirectos); el que menos, Lugo, con 211 euros por residente, siendo la diferencia entre estos dos municipios de 99 euros por habitante y año. 

Además, hay municipios que aplican importantes reducciones y bonificaciones en el IBI, como es el caso de Santiago de Compostela, que con 5,7 millones de euros de beneficio fiscal, supone una reducción y bonificación por recibo de12,3 y 52,1 euros, respectivamente; en Lugo las bonificaciones fiscales ascienden a 2,9 millones de euros y en Ourense a los 2,4 millones, lo que supone una bonificación por recibo de 33,4 y 18 euros anuales, respectivamente.

En valor del coeficiente de situación del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) que determina el importe a pagar por el tipo de calle donde se encuentra el establecimiento se sitúa entre el 0,85 de Ourense y 2,16 de Vigo (valor mínimo) y entre el 3,5 de Ferrol y el 1,40 de Ourense (valor máximo). 

En relación al Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), en los ayuntamientos de Vigo y A Coruña se optan por unas cuotas básicas más elevadas, mientras que Santiago de Compostela y Pontevedra optan por aplicar cuotas básicas más reducidas.

En cuanto a la plusvalía municipal, Vigo y Pontevedra aplican los porcentajes por el tiempo entre que se produce la adquisición y transmisión más elevados, mientras que Ourense opta por los menores. Además, ningún ayuntamiento optar por una reducción en la aplicación del impuesto. En relación a los tipos impositivos Vigo (30%) aplica el tipo máximo permitido, seguido de Ourense (29,4%) y Lugo (28%). A Coruña (17,33%), Pontevedra (21%) y Santiago de Compostela (22%) son los que aplican tipos menores. Teniendo en cuenta el porcentaje anual medio sobre el valor del terreno conjuntamente con el tipo impositivo, Vigo sería el ayuntamiento con mayor combinación. 

En relación al Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) el porcentaje oscila entre el 1,9% para Ourense y el 4,00% para A Coruña (el máximo que permite la normativa estatal).Como es fácilmente constatable, un panorama fiscal muy diferente a nivel municipal.

A modo de resumen, y para el caso de Ourense la situación fiscal sería la siguiente: el recibo medio por habitante en el IBI es el más elevado, se aplican unos coeficientes bajos en el IAE, en el IVTM las cuotas básicas están en torno a la media, se aplican el segundo tipo impositivo más elevado en la plusvalía municipal y el tipo del ICIO es reducido. Para aquellos interesando en conocer nuestra situación comparada, el cuadro adjunto a este artículo le será de gran utilidad. Les invito a conocer la distinta presión fiscal a nivel municipal.