ECONOMÍA CIUDADANA

La inversión en valores inmobiliarios mejora sus márgenes en la provincia

En el caso de Ourense ciudad, la parálisis del plan de urbanismo dificulta una parte de los nuevos lanzamientos de obras pero puede ser un aliciente para rehabilitar. 

La inversión en valores inmobiliarios mejora sus márgenes en la provincia

Comprar una vivienda es, sin duda, la decisión economía más importante de su vida para la mayor parte de las familias de este país. 

Después de la resaca de los años del boom (700.000 viviendas a construir en un año) y la “terrible” caída posterior de todos conocida, vivimos tiempos nuevos.

El actual sector residencial español se encuentra en un contexto “extraño” donde la revolución de la economía colaborativa en todas sus formas, de otro lado las fuerzas tradiciones del sector, unido a las distintas políticas que se implantan  están creando un nuevo periodo para el sector constructivo.

Actualmente en España se vuelve a construir, eso sí sobre todo en grandes urbes y (como siempre) en las zonas de costa.

El nuevo boom está marcado por la compra residencial de extranjeros con el “deseo” de jubilación en una zona de playa y en un país donde su jubilación le permite vivir desahogadamente,  a lo que debemos unir, el desarrollo de un nuevo mercado, el de la compra máxima de edificios por parte de grandes inversores y fondos de inversión de reconocido prestigio internacional que en la mayor parte de los casos se destina al mercado de alquiler. 

Un ejemplo en el segundo trimestre del año aumentaron su volumen de adquisiciones hasta los 2.400 millones de euros, un 14% más que en el mismo periodo del año anterior.

Decir que el apetito inversor afecta a todo tipo de producto, tanto residencial para alquiler, como del sector retail, desarrollo comercial, como el mercado de oficinas con menor demanda pero que, como por ejemplo en el caso de Madrid, con los rumores de llegada de nuevas empresas que huyen de Reino Unido por el efecto Brexit.

A ello, debemos sumar las distintas operaciones que la banca nacional lidera con el fin de satisfacer las exigencias de liquidez y rentabilidad del Banco Central Europeo.

La crisis cambio tendencias, los españoles pasaron de ser aspirantes a propietarios a simples usuarios de pisos de alquiler, pero esa tendencia esta volviendo a cambiar debido a los precios del alquiler en España, pasando a unos precios de boom en muchas partes y a rendimientos medidos entre un 3% hasta un 6%, cifra que ahora la mayor parte de los productos financieros no ofertan.

Pero claro precios elevados unido a hipotecas baratas y otra vez, en algunos caso al 100% por 100% , permiten que la clase media vuelva a invertir en vivienda para escapar de precios de alquiler altos  e incluso invertir para alquilar. 

En Galicia las asociaciones constructoras ya detectan demanda latente, de nuevas viviendas ya  que el stock heredada de la crisis se acaba. Además las ciudades ya notan el boom del alquiler, el resultado calculado según el Informe de Tendencias del Sector Inmobiliario publicado por Sociedad de Tasación, resume que en Galicia la rentabilidad alcanza un 6% de media debido a la fuerte demanda y la todavía escasa oferta nueva. El sector gallego apuesta por la rehabilitación para lanzar nuevas viviendas en alquiler además de la puesta en mercado de viviendas hasta ahora cerradas. En el caso de Ourense ciudad, la parálisis del plan de urbanismo dificulta una parte de los nuevos lanzamientos de obras pero puede ser un aliciente para rehabilitar.