GALICIA

Un cargo de Adif declara en el caso Alvia que la seguridad no era su cometido

El representante legal de las víctimas ha lamentado que no se le haya preguntado acerca de la desconexión a bordo de los Alvia de los sistemas de control de velocidad 

Un cargo de Adif declara en el caso Alvia que la seguridad no era su cometido

El gerente del área de seguridad en la circulación del noroeste de Adif, Fernado Rebón, ha declarado en su comparecencia ante el juez instructor Andrés Lago Louro que él no era el responsable del diseño de seguridad de la línea Santiago-Ourense, en la que descarriló un Alvia el 24 de julio de 2013, puesto que su cometido únicamente era supervisar el funcionamiento posterior.

El magistrado le ha otorgado la condición de investigado por entender que no resulta "descartable· que "buena parte de los reproches" hechos a su entonces superior, el director de Seguridad Andrés Cortabitarte, pudiesen extenderse a su persona, al considerar que la evaluación no había sido la idónea, pero a ello ha contestado que debía revisar, y no disponer, es decir, que trabajaba sobre lo hecho.

Toda esta información la ha facilitado en una breve declaración, tal y como ha informado a la prensa en los juzgados compostelanos de Fontiñas el abogado de la plataforma de víctimas Alvia 04155, Manuel Alonso Ferrezuelo, que ha dicho que Rebón solamente contestó a las preguntas de Lago Louro, a las del Ministerio Fiscal y a las de su letrado.

Así, Ferrezuelo ha indicado que el testimonio de Rebón "la verdad es que ha sido bastante breve, ha dicho que no tenía competencias" antes de la puesta en servicio de una línea, y en concreto de esta, en lo que al proyecto de la misma se refiere, y sí, en cambio, en la supervisión, ya con todo hecho, justo después de la puesta en servicio.

Ante esto, el representante legal de las víctimas ha lamentado que no se le haya preguntado acerca de la desconexión a bordo de los Alvia de los sistemas de control de velocidad, algo determinante en este siniestro que causó ochenta muertos y más de un centenar de heridos.

Ferrezuelo ha dicho que esto era "vital" porque en su labor sí estaría, ha interpretado, la supervisión de esa "desconexión" y, a su entender, "sí tiene responsabilidad, tenía que haber supervisado y analizado ese riesgo... No se ha hecho, sí tiene una responsabilidad en cuanto a ese hecho, que fue vital a la hora del accidente".
Rebón, siguiendo lo ya declarado por él mismo en septiembre de 2013, ha hecho hincapié en que él no era el que decidía sobre la seguridad, puesto que su

labor abarca la supervisión de la existente, y nunca se le hizo una observación o advertencia sobre los puntos críticos en los que se indaga en esta causa, ha dicho.

Este cargo se ha personado este miércoles en los juzgados compostelanos de Fontiñas, a las 8:45, un cuarto de hora antes de la hora a la que estaba citado, y lo que se trataba de ver en su declaración, han informado fuentes judiciales, es si los "reproches" hechos a otro imputado, el que era en ese momento director de seguridad en la Circulación Andrés Cortabitarte, eran o pueden ser extensivos a Rebón.

Por lo tanto, el propósito, tal y como señala el escrito del magistrado, es esclarecer algunos de los "defectos", en lo que se refiere a la seguridad y riesgos inherentes a la línea Santiago-Ourense en la que se produjo el siniestro, que llevaron a investigar a Cortabitarte, que hace un año en su testimonio aludió a otros departamentos.

Esta nueva jornada de declaraciones se produce una semana después de que el director de Seguridad en la Circulación de Renfe, Antonio Lanchares, investigado, dimitiese de su cargo.

La dimisión del directivo se produjo una vez que el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se comprometió con las asociaciones de víctimas del accidente a estudiar fórmulas para que las comisiones de investigación sean independientes funcional y económicamente del Ministerio.

La reunión en concreto acerca de esta viabilidad se celebró la semana pasada con la Asociación de Perjudicados del Accidente Ferroviario del Alvia (Apafas) y la Plataforma de Víctimas del Alvia 04155.

Ferrezuelo ha manifestado hoy a los medios de comunicación, sobre Lanchares, que "más que una dimisión, le hicieron dimitir" y ha expresado su desconocimiento acerca de si se hará lo mismo con otros investigados de Adif.

"Entiendo que debe ser así, tienen la misma responsabilidad", ha puntualizado y ha agregado que en esta jornada, donde no pudieron preguntar las partes personadas, también ha declarado un técnico de la Unión Temporal de Empresas (UTE) Thales y Dimetronic, por la gestión de la seguridad y el riesgo, que ha alegado que en su encargo figuraba el examen hasta unos metros antes de la curva de Angrois, en la que se registró el topetazo del tren.

"Era hasta el kilómetro 84", ha contado Ferrezuelo que explicó, y el ERTMS en cuestión, que hubiese generado el frenado automático, "no llegaba hasta el final de la línea, solo hasta antes de la curva" y es "uno de los elementos vitales, de los motivos por los que se produjo" el trágico percance, porque "no había sistema", ha detallado el abogado de las víctimas.

Mañana y pasado el juez proseguirá con las comparecencias y será el turno de los peritajes, este jueves los aportados por la defensa del maquinista, Francisco José Garzón Amo, centrados en las carencias y en el hecho de tratar un error humano de otro modo, y el viernes de los profesionales que ha designado el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), que entienden que en todo momento se respetó lo que la normativa establece.

El siniestro del tren Alvia, que descarriló en Angrois, a las afueras de Santiago de Compostela, empañó la víspera del Día de Galicia de ese 2013, una efeméride que acabó siendo luctuosa.