China pide resolver 'lo antes posible' asesinato de niña adoptada en España

El Gobierno chino pidió hoy que se 'resuelva lo antes posible' el caso de una menor de 12 años de origen chino que fue hallada muerta en España en la madrugada del domingo con evidentes signos de violencia.
La Embajada china en España 'se ha puesto en contacto con la Policía española y espera que ésta pueda averiguar lo antes posible lo ocurrido y detener al asesino para garantizar verdaderamente la seguridad y el derecho legal de los niños adoptados', se indica en un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores chino.

El cadáver de Asunta Yong Fang Basterra Porto, de origen chino y que fue adoptada cuando apenas tenía un año, fue hallado en la madrugada del domingo en una pista forestal de un ayuntamiento próximo a Santiago de Compostela horas después de que se denunciara su desaparición.

'La Embajada china acreditada en España ha prestado mucha atención al saber de este caso', se añade en el texto.

Los últimos informes forenses apuntan que Asunta fue drogada, para no oponer resistencia, antes de que su asesina la atara y la asfixiara.

Por el momento, los padres de la niña, Rosario Porto y Alfonso Basterra, se encuentran detenidos.

La madre ha sido imputada por la presunta comisión de un delito de homicidio, tras las 'incongruencias', 'ambigüedades' y 'versiones contradictorias' que se reflejan en la denuncia efectuada por la desaparición de la menor el sábado.

Abogada y excónsul de Francia, la mujer fue detenida tras la ceremonia de cremación de la niña.

En la detención también fue determinante el hecho de que una de las cámaras próximas al domicilio grabase a la madre y a la niña en el interior de un coche a una hora en la que, según la versión de la mujer, Asunta ya habría sido dada por desaparecida.

Por su parte, el padre y exmarido de Porto fue detenido el miércoles tras una operación de registro de una casa de campo familiar a solo unos kilómetros del camino en el que fue hallado el cadáver.

Los agentes creen que esa lujosa vivienda con finca, propiedad de los padres de Rosario Porto, fallecidos entre 2011 y 2012, es clave para aclarar el caso.

Fuentes de la investigación señalan que los padres de Porto, con un abultado patrimonio, habrían beneficiado a la víctima y se está indagando si un móvil económico podría tener relación con el crimen.