CRIMEN EN VIGO

Detenido uno de los hijos del vecino asesinado en Sárdoma

La Policía detuvo a Manuel, que vive en una vivienda anexa a la de su padre dentro de la misma finca familiar de Sárdoma.  Las primeras declaraciones de testigos fueron claves para el arresto

Detenido uno de los hijos del vecino asesinado en Sárdoma

Uno de los cinco hijos del vecino de Sárdoma , Manuel Alonso Rivas, de 81 años, víctima de un brutal crimen fue detenido ayer por la Policía. Se trata del hijo pequeño, Manuel, quien reside en una vivienda anexa a la de su padre en la misma finca de Camiño de Covas junto a la Plaza de Moledo.

Las primeras declaraciones de testigos que aportaron datos a la investigación fueron claves para llevar a cabo el arresto, que se producía tras una nueva inspección ocular en la finca por parte de la Policía Científica.

Durante la mañana de ayer, varios equipos regresaron al inmueble y volvieron a hacer un análisis exhaustivo que se sumó a los otros tres llevados a cabo en los días anteriores. La Policía precintó los dos accesos a la finca, que quedó blindada y con vigilancia durante toda la noche. Los propios agentes que se encontraban en la zona impedían el paso al lugar para preservar un escenario que será objeto de registro judicial presumiblemente en presencia del detenido y su abogado a lo largo del día de hoy.

Los agentes han recabado decenas de muestras más allá de la vivienda del fallecido, que ha sido escrupulosamente registrada en tres jornadas consecutivas tras el hallazgo del cadáver.

Las dificultades del caso radican precisamente en el aluvión de testimonios, dispares y algunos contradictorios, así como la cantidad ingente de muestras recabadas cuyo análisis, en algunos casos, dependen ahora de los laboratorios de Madrid y A Coruña. De momento, todavía no se ha podido establecer de forma taxativa cuándo murió ni tampoco dónde se cometió el crimen, a pesar de que todo apuntaba hasta ayer al interior de la vivienda del fallecido.

Todo apunta a que el crimen se cometió en el interior de la finca y que posteriormente el cadáver fue trasladado al Camiño Pontillón donde fue descubierto por un vecino por lo que no se descarta la participación de una segunda persona.

Aunque los forenses habrían dado una fecha más o menos aproximada de la muerte, el hecho de que el cuerpo estuviera a la intemperie bajo el frío complica establecer un día que no se correspondería con los testimonios recabados.

El secreto de sumario ha caído sobre una losa a la hora de conocer detalles sobre este crimen, brutal y sorpresivo que causó gran sufrimiento a la víctima, a juzgar por los golpes que presentaba su cuerpo.

La Policía baraja varias hipótesis pero ya ha comenzado el descarte para cerrar el círculo que pueda llegar hasta el autor o autores. El robo siempre ha estado ahí como una de las principales causas, si bien no se trataría de un asalto violento por una cantidad que podría llevar encima. Los agentes descartan que saliera de casa con muchos billetes, de ahí que sería un móvil económico, una sustracción de bienes o dinero que podría tener en su cuenta o en su propia casa.