GALICIA

Los bomberos apuntan a un posible fallo eléctrico el origen del fuego

El fuego en un almacén de la entreplanta llenó de humo las 17 plantas y obligó a desalojar a los 143 huéspedes que estaban durmiendo y a los vecinos de los apartamentos

Huéspedes desalojados a su vuelta al hotel.
Huéspedes desalojados a su vuelta al hotel.
Los bomberos apuntan a un posible fallo eléctrico el origen del fuego

Un posible fallo eléctrico en un punto de luz podría ser el origen del incendio que este jueves afectó a un almacén situado en la entreplanta del edificio del Hotel Bahía. El foco se encontraba en una habitación situada en la parte trasera, colindante a la calle das Ostras, pero sin salida al exterior y en cuyo interior se guardaban mobiliario, ropa y objetos de decoración. El fuego comenzó a las 00.46, accionando las alarmas de incendio del edificio de 17 plantas. Desde recepción se avisó inmediatamente al 112 que movilizó a los bomberos, Policía Local y Nacional y 061.

Al lugar se desplazaron 20 efectivos de los parques de Teis y Balaídos, 3 vehículos autobomba, dos de rescate en altura, un nodriza y otro ligero para el transporte de material.

Los bomberos procedieron a localizar el foco, para lo que tuvieron que recorrer todo el pasillo de la entreplanta,mientras que en el exterior la Policía Local procedía a cortar el tráfico en ambos sentidos de circulación, entre la calle Carral y el centro comercial de “A Laxe”. El fuerte olor a humo que ya se sentía por todo el edificio llevó a varios clientes a abandonar sus habitaciones y bajar por las escaleras, por lo que se procedió al desalojo ordenado de todo el edificio, donde se hospedaban 143 personas, entre ellas un numeroso grupo de viajeros del Imserso procedentes de Tarrasa. 

El desalojo se inició por los pisos inferiores, pero a medida que los bomberos subían, a partir de la 4ª planta, el humo era más denso y peligroso, por lo que indicó al recepcionista que diera aviso telefónicamente al resto de los clientes para que permanecieran en sus habitaciones y que estos tapasen las ranuras de las puertas con toallas húmedas, esperando nuevas instrucciones.

Una vez se llevó a cabo la extinción del fuego sobre las dos de la madrugada, el suboficial de bomberos indicó a la dirección del hotel la conveniencia de trasladar a sus residentes a otros establecimientos de la ciudad, ya que además de esperar para ventilar, se cortó el agua de todo el edificio debido a varias tuberías quemadas, así como que la parte baja del edificio estaba inundada. Poco después se inició el traslado de los huéspedes en los vehículos policiales a los distintos hoteles, realizando un total de 7 viajes, utilizando para ello los dos furgones de la unidad G.O.A, finalizando la evacuación una hora más tarde. En total fueron 90 los realojados.

A las 3,40 horas se realizó una inspección por todas las habitaciones en colaboración con la Policía Nacional y con el visto bueno de los bomberos, se indicó a los aproximadamente 20 huéspedes que prefirieron quedarse, que ya podían volver a sus habitaciones.