CONCELLO

El superávit municipal permite la cancelación de dos créditos en O Carballiño

El pleno de la corporación también aprobó una adaptación de las ordenanzas para reducir las sanciones

La Corporación de Carballiño se reunió ayer en sesión de pleno ordinaria.
La Corporación de Carballiño se reunió ayer en sesión de pleno ordinaria.
El superávit municipal permite la cancelación de dos créditos en O Carballiño

El pleno de Carballiño aprobó ayer la cuenta general de 2016, que recoge un superávit de algo más de 800.000 euros, y también dos expedientes de modificación presupuestaria para determinar el destino de esa cuantía.

Según apuntó el alcalde, Francisco Fumega, el superávit se invertirá en dos bloques, por un lado se incrementará en algo más de 500.000 euros el montante de 388.000 que se venía destinando a pagar dos créditos, con el fin de cancelarlos y rebajar la carga financiera del Concello. Por otro lado, se contemplan inversiones para el plan de renovación energética y la urbanización de varias calles. Alternativa Veciñal votó a favor y el PP lo hizo sobre el primer expediente pero se abstuvo al igual que el BNG en relación a las obras, porque algunas de ellas como las aceras de la Avenida del Parque o las de la calle Saleta, eran dos proyectos condicionados por Alternativa Veciñal para aprobar los presupuestos municipales, por lo que consideran que deberían estar incluidos en dicho documento y no con cargo al superávit.

Xosé Francisco Ferreiro (BNG) y Bernardo García (Alternativa Veciñal) no dieron su aprobación a la prórroga de un año para la empresa que gestiona la ayuda a domicilio, criticando al gobierno socialista por no cumplir el acuerdo plenario de municipalizar los servicios. Ferreiro aseguró sentirse engañado, cuando ahora se acaba de anunciar la privatización del camping. Por su parte, Argimiro Marnotes (PP), defendió que este servicio funciona mejor externalizado y votó a favor.

Fumega se mostró esperanzado en que la Xunta asuma definitivamente la gestión.

Con la única abstención del BNG también se daba cuenta de la adaptación de las ordenanzas a dos nuevas leyes, lo que permitirá agilizar el procedimiento sancionador al Concello, que no estará obligado a incoar expedientes en cada infracción, y reducirá el pago en un 50% si se abona en un plazo de 20 días.

Propuesta para reordenar el tráfico

La Corporación  dio su apoyo a una propuesta  de Bernardo García  para mejorar los viales que permitirían descongestionar el tráfico en el centro. Se refería a tramos de Alexandre Bóveda y Aquilino Sánchez y, por otro lado, a la calle Faustino Santalices para su ensanche al final de la misma. 
La Corporación municipal también coincidió por unanimidad en que "non se pode facer apoloxía dunha ditadura", según manifestaba Xosé Francisco Ferreiro, aprobando sendas mociones del BNG y Alternativa Veciñal mediante las que se insta a la Administración a recuperar el Pazo de Meirás. En ese sentido, el portavoz del gobierno socialista, Adolfo Nogueira, insistía en que "hai que prohibir calquera alarde e vínculo con Franco". 
 Además se aprobó una moción del BNG para elaborar un plan de emergencias para la villa.