REPORTAJE

Una gira por "La Odisea"

El grupo musical carballinés Sueños de Ítaca fua la banda más votada de las provincia de Ourense en el concurso de la Xunta "Música Xove Emerxente". Han sido premiados con varios conciertos por Galicia

Secho, Fran, Víctor y Alberto, en uno de los ensayos de la banda Sueños de Ítaca.
Secho, Fran, Víctor y Alberto, en uno de los ensayos de la banda Sueños de Ítaca.
Una gira por "La Odisea"

El grupo carballiñés Sueños de Ítaca, que vive su día a día compaginando su trabajo con un hobby que para ellos es "una dedicación diaria", acaba de cumplir con su idea de llevar su pasión "un paso más lejos". El cuarteto lleva tocando cuatro años, ofreciendo conciertos a nivel local en numerosas ocasiones. Este año ampliaron sus horizontes gracias al concurso "Música Xove Emerxente", de la Xunta de Galicia.

Este certamen pretende ser un espacio abierto para la creatividad y el talento de los jóvenes, ayudándoles a tener más oportunidades y herramientas dentro de este sector.

 

 

Sueños de Ítaca se alzó con el primer puesto de entre los cinco participantes de la provincia de Ourense. Los demás ganadores fueron los coruñeses Nortones, los lucenses Maze On y los pontevedreses Blunk. El grupo inició una pequeña gira por la comunidad gallega, tocando el pasado mes de marzo en La Fábrica de Chocolate, en Pontevedra, y el 7 de abril en el Auriense, en Ourense.

Después de una trayectoria por separado, Sueños de Ítaca se forjó en 2014, partiendo la idea inicial para esta unión de Secho Fariñas, que venía del grupo Efecto Pigmalión. "La idea que tenía era dar continuidad a la iniciativa inicial, profundizando en el indie actual y el pop y rock más clásicos". Fue entonces cuando se lanzaron a esta aventura Secho, Fran, Víctor y Alberto.

Un psicólogo, un encargado de mantenimiento, un ingeniero y un estudiante de ingeniería que, desde que eran pequeños, decidieron que la música sería algo más que un pasatiempo. "Yo nací con un micrófono", destaca orgulloso Secho Fariñas, encargado de inculcarle el gusto por la música al pequeño del grupo, Alberto. Ellos afirman que su dedicación es tal que "todos los días destinamos algo de tiempo a practicar".

Fran asegura que la música "si quieres mantener el nivel, es una condena de por vida" y coincide con su profesor de música en que "si dejas un día al instrumento, el te abandona siete".

Su nombre y sus canciones pretenden ser una alegoría de "La Odisea" y todas sus letras encuentran una similitud entre los personajes de este poema y la vida de estos cuatro artistas. "Son experiencias que tienes que contar, y van surgiendo", comentan.

En la actualidad están presentando su disco "Hugo", grabado en el verano del año 2016 y que vio la luz un año después y se forjó en un estudio local. La producción no les costó nada, pero ellos destacan el "gran" trabajo que hubo detrás de este proyecto. "Dentro de lo casero y precipitado que fue, estamos muy contentos con el resultado", aseguran.