“El cabaret es libertad, sin ella no se concibe"

Agustín Leirós destaca la importancia de "las ideas" en el espectáculo

Agustín Leirós es actor y director del espectáculo "Desenfreno Cabaret".
Agustín Leirós es actor y director del espectáculo "Desenfreno Cabaret".
“El cabaret es libertad, sin ella no se concibe"

El Cabaret visita esta semana el programa "Propiedad Creativa" de Telemiño con Agustín Leirós, actor y director del espectáculo "Desenfreno Cabaret". 
Asegura que hablar  de cabaret es hablar sobre todo de libertad. "Si no hay una libertad para crear, para hablar de todos los temas posibles, hablamos de otra cosa. Por eso aquí no hay ningún tema intocable, si así fuera ya hablaríamos de algo que no es el cabaret".

Insiste en destacar que "no se trata únicamente de plumas, desnudos o temas sexuales, que también lo hay, pero es mucho más. El cabaret que a mí más me gusta es el berlinés de los años 30, donde son fundamentales las ideas y dar alguna ligera bofetada al público, aunque sea a través del humor. Somos críticos y sarcásticos. Si esto falta, estamos hablando más bien de vodevil o del burlesque".
Leirós asegura que "el cabaret no ha desaparecido nunca, siempre ha estado ahí, incluso durante la dictadura y también en el nazismo. Eran reductos libres".

Añade que "ahora mismo hay muchos espectáculos que, aunque no lo creamos, son cabaret. Por ejemplo, Luar, al fin es un espectáculo de variedades, aunque es cierto que la crítica social que pueda hacer pues no exista del todo".

El público que acude a disfrutar de este trabajo descubre que "entre risa y risa, y cierta provocación, nosotros le vamos dando suficiente material para que luego, una vez apagadas las luces, reflexionen", asegura. 


Un espectáculo con ideas, música y artistas invitados


"Desenfreno Cabaret" es un espectáculo creado y dirigido por Agustín Leirós en dos formatos diferentes: uno adaptado a espacios más pequeños, como cafés teatro, y otro, de mayor duración, para lugares más amplios. Música, artistas invitados y textos con mucha fuerza , donde se abordan desde problemas de pareja hasta otros más sociales, forman el núcleo del proyecto, sin olvidar la improvisación.