DEMOGRAFÍA

Uno de cada tres pueblos ourensanos tiene menos de 10 habitantes o está despoblado

El rural ourensano cuenta ya con 157 aldeas sin ningún vecino, de las que 46 se han incorporado en la última década

La aldea de Trigás, una de las que se encuentra sin vecinos desde hace años en O Carballiño.
La aldea de Trigás, una de las que se encuentra sin vecinos desde hace años en O Carballiño.
Uno de cada tres pueblos ourensanos tiene menos de 10 habitantes o está despoblado

El problema demográfico que atesora gran parte del interior de España tiene una incidencia muy importante en la provincia de Ourense, donde la distribución de la población en pequeños núcleos diseminados va camino de pasar a la historia, con la proliferación cada vez mayor de pueblos fantasma, que amenazan con convertir a medio plazo a un tercio de la provincia en un extenso solar abandonado. 

 En la actualidad, 157 pueblos se han convertido ya en núcleos en los que no reside ningún vecino, según los datos del Nomenclátor publicados por el Instituto Galego de Estatística (IGE) la pasada semana,referentes al padrón definitivo a 1 de enero de 2017.  Este dato parece reflejar una aceleración del problema de la despoblación del rural gallego y, con mayor relevancia, del ourensano, donde los pequeños núcleos pierden progresivamente habitantes y avanzan hacia una desertización demográfica muy pronunciada. 

CASTRO CALDELAS, A LA CABEZA

De las 3.692 entidades singulares de población repartidas a lo largo de los 92 concellos, 157 están ya totalmente despobladas, una cifra que supone 4,4% de todos los pueblos de la provincia. Los municipios que cuentan con más núcleos en esta situación son Castro Caldelas (17 lugares sin habitantes), O Irixo (10), San Amaro (10), Montederramo (9), Gomesende (8), San Xoán de Río (7) y Coles y A Peroxa (con 6 cada uno). 

La cifra de aldeas fantasma, ya dramática de por sí, cobra una mayor relevancia al ser comparada con la existente hace diez años. En 2007 eran 111 los núcleos totalmente despoblados, por lo que, en tan solo una década, 46 pueblos han pasado a engrosar esta terrible lista.  

El problema se agrava también al comprobar la que se viene encima, con una ingente cantidad de pueblos cuya vida pende de un hilo. Y es que ya  hay otros 1.158 núcleos (que representan el  27,1% del total) que cuentan con menos de 10 habitantes, por lo que son firmes candidatos a convertirse en los próximos núcleos despoblados a medio plazo.  

TENDENCIA DEMOLEDORA

La tendencia también resulta en este punto demoledora, ya que en 2007 solo eran 873 las aldeas que se encontraban en esta situación, por lo que, en apenas una década,  285 nuevos núcleos han traspasado la barrera de menos de 10 residentes.  

Los datos no invitan al optimismo y la dramática situación parece que, lejos de encontrar una solución, empeora con el paso de los años. De hecho, solo en 2016, el último año completo registrado, un total de 33 pueblos más se unieron al club de los pueblos que pueden contar a sus vecinos con los dedos de una mano, al pasar estos de 1.125 a 1.158. 

Los concellos con más núcleos en esta situación son A Peroxa (63 pueblos), Castro Caldelas (53), Celanova (52), Montederramo (52), O Irixo (42), Ramirás (41), Gomesende (35), San Xoán de Río (33), Allariz (27) y San Amaro (27).