LLUVIAS

Una fuerte tormenta colapsó la ciudad e inundó calles y bajos

El abundante agua caída desbordó la red de alcantarillado de Barbadás

 

Una fuerte tormenta colapsó la ciudad e inundó calles y bajos

nnn En el breve lapso de 10 minutos se llegaron a registrar hasta 13 litros por metro cuadrado, según la estación de Meteogalicia en Ourense-Estación, algo que los técnicos de la estación valoran como "una precipitación especialmente intensa". Entre las 18,45 horas, momento en que arrancó la tormenta en la ciudad y sus alrededores, y las 19,45 horas, en que remitió la potencia del aguacero, se produjo un rosario  de incidencias que mantuvo en jaque a Policía Local y Bomberos -con 53 actuaciones-, así como Protección Civil tanto de la ciudad como de la vecina Barbadás.

Los pasos subterráneos situados bajo la glorieta de Ervedelo, pero también los accesos a los centros comerciales de Carrefour o Lidl desde la N-525 se anegaron creando una gran balsa de agua que impedía incluso el paso de los vehículos. También en varias calles de la ciudad, donde la potencia de la tormenta sorprendió a conductores y peatones. Y en la conexión del barrio de Vistahermosa con la nacional se puso por momento intransitable la carretera para los turismos.

En el paso subterráneo de la N-120, a su paso por O Pino, al lado de la estación de autobuses, quedaron un turismo y una ambulancia atrapados y sin poder salir hasta que bajaron las aguas.

A esto se unieron cortes en el alumbrado público e inundaciones puntuales como la sufrida en el nuevo centro hospitalario, fruto "del desbordamiento de un sumidero próximo", según informaron desde el CHUO. "También hubo un árbol caído en la calle Eulogio Gómez Franqueira que cerró el paso al tráfico durante varios minutos, otro frente al café La Coruñesa y un tercero que se desplomó sobre otro vehículo en la plaza de La Legión, pero en ambos casos sin que se sufrieran daños personales", señaló el concejal de Seguridad Ciudadana, Carlos Campos. A esto se añade la caída del  muro de la zona de lavaderos de la gasolinera de O Vinteún, debido al poder socavador del agua fruto de la tormenta. 

Xosé Carlos Valcárcel, alcalde de Barbadás, reconocía, cuando todavía no había amainado la tormenta, que "no damos abastos, es demasiado el volumen de agua que está cayendo, la red de sumideros no es capaz de asimilarlo". Hasta el punto que fueron varios los viales con balsas de agua acumuladas.

La tormenta causó daños en varios bajos particulares, así como en el parque situado a orillas del río. "Mañana a las 12,00 horas -por hoy- tendré una reunión con Protección Civil y Policía Local para hacer una primera evaluación de daños", avanzó el regidor.

La fuerza de las tormentas se dejó también sentir en la provincia. En Carballiño provocó la saturación de la red de saneamiento en algunas calles, como fue el caso de la céntrica Evaristo Vaamonde. Además, también se inundó la avenida del Arenteiro, junto al río, por el arrastre de tierra y residuos procedentes del colindante Parque municipal.

Y en Ribadavia, el Grupo de Emergencias Supramunicipal procedió a retirar un cable del tendido eléctrico que cayó en una calle de la localidad de Francelos, en Ribadavia. Por otra parte, el Concello ribadaviense suspendió el concierto de Lagarto Amarillo, previsto dentro del programa de las fiestas patronales de la Virgen del Portal.

En el resto de España, el reguero de tormentas causó desperfectos en viviendas y coches en la localidad toledana de Cebolla, se inundó el Centro de Extranjeros de Motril (Granada) y hubo cortes de carretera en Cuenca y La Rioja.


Se mantiene la previsión de lluvia pero menos intensa


La previsión de Meteogalicia para la jornada de este domingo es que permanezca la posibilidad de lluvias tormentosas, "pero serán sobre todo en las zonas montañosas de Lugo y Ourense", según avanza la meteoróloga María Souto.

En cuanto a si la intensidad será tan elevada como la que se registró durante la jornada de ayer -con un total de 1.800 rayos en toda Galicia y más de 50 en la ciudad de Ourense-, apunta que "no es probable ya que tenemos la entrada de viento del norte que rebajará las temperaturas máximas del día".

Y es que uno de los datos relevantes de la jornada de ayer fue que entre las 18,30 horas y las 19,30 horas hubo un descenso térmico "acusadísimo", desde los 30 hasta los 17 grados. Un bajón de las temperaturas fruto de la fuerte lluvia acumulada en tan poco tiempo.