ECONOMÍA LOCAL

La crisis del pequeño comercio se ceba con el barrio de O Couto

Este mes se anunciaba la "liquidación por cierre" de ProlSport, que se trasladará al centro urbano

La crisis del pequeño comercio se ceba con el barrio de O Couto

La crisis de los emprendedores de la que daba cuenta el mes pasado un informe de la Asociación de Autónomos de España ATA sobre el primer trimestre del año, con una pérdida de más de un 6% de trabajadores por cuenta propia en la provincia, parece estar pasando una importante factura en el barrio de O Couto.

Este mismo mes se colgaba el cartel de "liquidación por cierre" en la tienda de ProlSport, en la calle Ervedelo, principal arteria comercial del barrio. Su dueño, Julio Prol, fue hasta hace unos meses el presidente del Centro Comercial Aberto Couto Centro, que impulsó. Ahora se ve obligado a dejar el barrio para reabrir su comercio en el centro, un viaje que ya han hecho otros autónomos durante los últimos meses.

"La verdad es que la cosa está mal, nunca tuvo la calle Ervedelo tantos bajos comerciales en alquiler; por el contrario, era una zona que si quedaba vacío algún local, a los pocos días estaba ocupado por otro negocio", señala Prol, en un primer análisis sobre la situación comercial en el barrio, del que Ervedelo es el mejor reflejo.

Lo cierto es que, a día de hoy, se acumulan los locales vacíos a lo largo de la calle y las adyacentes, "sin que nadie se acerque a mirarlos o se interese por ellos". Añade que son muchos los que han decidido trasladarse al centro y asegura que "yo mismo he encontrado locales allí donde pagaré bastante menos de lo que pago aquí, y estoy hablando de hasta 500 euros menos al mes y en una calle como Santo Domingo".

Reconoce que en el barrio hay locales, en la actualidad, que cobran incluso la mitad "de lo que me pedían a mí cuando llegué al barrio hace unos años". A pesar de esos precios más competitivos "no se ocupan los locales, porque el pequeño comercio está cada vez peor". Apunta, como razones de esta situación, a las "grandes franquicias, Leroy Merlín hundirá a casi todas las ferreterías, como ya hizo el aterrizaje del Sportzone con varias tiendas de deportes de la ciudad".

A esto se une la situación de los autónomos fruto de la crisis, que en su momento, hace dos o tres años, abrieron sus establecimientos comerciales pero han visto que no sacaban rendimiento a su propuesta  y han decidido echar el cierre definitivo. Esto se ha traducido en una pérdida de "un 15% como mínimo del tejido comercial en el barrio".


Alquileres más bajos


Antonio Rei, que regenta una inmobiliaria en O Couto, certifica que "los precios de los locales van a la baja, sobre todo en el último año, que habrán descendido en torno a un 10%; este año fue criminal para el comercio". Añade que "en el centro están bajando también los alquileres, porque el sector no tiene movimiento y el tiempo tampoco ayuda".

Apunta a otros dos factores que están siendo determinantes en esta situación: "Las grandes cadenas están comiendo terreno al pequeño comercio tradicional y esto se une al incremento cada vez más acusado de las ventas de productos por internet".