EN LA CIUDAD

El desprendimiento de hormigón obligó a acordonar un edificio

Existe el riesgo de que se desprenda una cornisa y alcance a un peatón o a un coche

El desprendimiento de hormigón obligó a acordonar un edificio

El desprendimiento de pequeños trozos de hormigón y piedras obligó el pasado domingo a acordonar un inmueble en la rotonda que enlaza la calle Ervedelo y la carretera N-525. Los bomberos y Policía Local mantienen el precinto ante el riesgo de que se desprenda una cornisa y alcance a un peatón o a un coche. Instaron al dueño a sellar la cornisa. n