TRIBUNALES

Detenido tras denunciar dos menores que las había violado en Ourense

Al agresor, de 24 años, con domicilio en Baltar, le fueron intervenidos siete kilos de marihuana en su casa

Detenido tras denunciar dos menores que las había violado en Ourense

Un joven de A Boullosa, en el municipio de Baltar, José Antonio J.N., de 24 años, fue detenido  en la tarde del miércoles como presunto autor de dos delitos de violación a dos jóvenes menores, de 14 y 17 años. Las agresiones sexuales, según pudo saber este periódico, no fueron seguidas, la primera se registró el pasado mes de agosto (la víctima de 14 años) y la otra a principios de esta semana. 

La Guardia Civil intervino al joven, durante un registro de su domicilio, siete kilos marihuana y diverso material  para la plantación, crecimiento y secado de este tipo de droga. El joven permanecía ayer en los calabozos de la Guardia Civil a la espera de prestar declaración por los dos delitos de agresión sexual y un tercero de tráfico de drogas que no causan grave daño a la salud. 

Mientras, agentes de la Guardia Civil recaban información para esclarecer las dos violaciones, después de que el joven negara, durante su declaración en el cuartel,  haber mantenido ningún tipo de relación sexual con las dos menores. 

Los agentes trabajaban ayer con total mutismo después de que el juzgado decretara el secreto de las actuaciones, lo que provocó que la mayoría de los vecinos de A Boullosa y de  la propia capitalidad municipal no estuvieran al corriente, tanto de la detención como de la agresión a las dos menores.

La Guardia Civil procedió a la detención del joven nada más tener conocimiento de la última de supuestas violaciones. La víctima, según pudo saber este periódico, hizo un relato coherente de los hechos, que se registraron en el mismo municipio de Baltar, después de que el agresor la abordara con la intención de conversar y entablar una relación de amistad.


Segunda denuncia


Cuando la Guardia Civil estaba en plena operación -tomando declaración al joven y recabando datos en la víctima- tuvieron conocimiento de la segunda denuncia, la de otra menor, de 14 años, aunque en este caso la agresión ya se produjo el pasado mes de agosto.  El presunto autor, al parecer, utilizó el mismo método, entablar conversación para mantener una relación de amistad. Según pudo saber este periódico, la víctima no lo contó a sus familiares por miedo a que el supuesto agresor le hiciera algún tipo de daño. De hecho, la Guardia Civil investiga si el detenido llegó a amenazar a las dos menores, que, según pudo saber este periódico, no tienen relación de parentesco y residen en lugares diferentes. 


Reconocimiento


Las víctimas  fueron sometidas a un reconocimiento médico en un centro de A Limia. También comparecieron ante expertos del propio Instituto Armado y psicólogos para emitir la correspondiente valoración al titular del juzgado. 


Plantar y cultivar marihuana en una habitación de la casa


La Guardia Civil detuvo a José Antonio J.N., que está soltero y reside con familiares en la localidad de A Boullosa, en  el mismo pueblo. Acto seguido, los agentes, según pudo saber este periódico, procedieron a registrar su domicilio con el objetivo de hallar pruebas que permitieran esclarecer la última de las denuncias por agresión sexual. Los guardias civiles buscaban ordenadores, teléfonos móviles y ropas, que llegaron a intervenir, pero se encontraron con  siete kilos de marihuana. Además, localizaron infraestructura (ventiladores y sistema de riego y aparatos para facilitar calor) utilizada para la plantación, crecimiento y secado de este tipo de droga.

El detenido negó inicialmente que  la droga e infraestructura fuera para traficar, venderla a otra personas. Según pudo saber este periódico, argumentó que no era de su propiedad. 

Los agentes abrieron una investigación para esclarecer la procedencia de los siete kilos de marihuana  y si fueron cultivados dentro del inmueble para consumo propio. 

Al mismo tiempo, analizaban ayer todo el material y aparatos electrónicos decomisados durante el registro, entre ellos el teléfono móvil, para comprobar cada una de las llamadas que realizó a partir de la fecha en que se produjo la primera de las agresiones sexuales  y determinar si entre ellas están los números de las dos víctimas.

Parte de los vecinos aseguraban ayer que el detenido es un joven más del pueblo que hasta el momento no había ocasionado ningún problema de convivencia.