SOCIEDAD

“El dogo de Burdeos es muy tranquilo y afable, sobre todo con los niños"

"Son unos perros muy tranquilos y  de un trato afable", explica un joven adolescente con cuatro perros dogo de Burdeos

Diego Sanmiguel pasea cuatro de sus dogos de Burdeos.
Diego Sanmiguel pasea cuatro de sus dogos de Burdeos.
“El dogo de Burdeos es muy tranquilo y afable, sobre todo con los niños"

Diego Sanmiguel Nanín (14 años) cría y tiene en la actualidad cuatro perros dogo de Burdeos, similares a los que atacaron a la octogenaria de Pontevedra. "Son unos perros muy tranquilos y  de un trato afable, sobre todo con los niños", aseguró Diego Sanmiguel. "Lo que pasó en O Covelo es una situación extraña que hay que achacar a una falta de educación de su dueño. Habría que ver cómo los tenía y que cuidados les prestaba", puntualizó el joven.

Diego Sanmiguel, estudiante de de 3º de la ESO en la ciudad, lleva toda su vida entre estos canes. Son su vida y ya  le reportaron más de una satisfacción en exposiciones y competiciones a nivel nacional e internacional. Los últimos fueron dos trofeos a finales del pasado mes de octubre en la 83ª exposición nacional de perros celebrada en Santiago. 

"Estos perros hay que educarlos, dedicarle mucho cariño y respeto", recuerda el joven competidor, recalcando que "todos los animales se pueden volver agresivos al verse acorralados, maltratados. Si se tratan con cariño son muy amigables y dóciles", añade.

Y como ejemplo pone a un familiar suyo, una niña con síndrome de Down, que se  coloca sobre la espalda de uno de sus canes con un peso de  70 kilos. "Lo acaricia, juega con él y no hay ningún tipo de peligro", recalca Diego Sanmiguel.

Para este joven no existe la catalogación de perros potencialmente peligrosos y basa su argumento en la misma legislación a este respeto. "Para algunos países e incluso comunidades autónomas hay razas que son peligrosas cuando para en otras no lo son. Que pasa, que el perro deja de morder al cruzar una frontera", se pregunta.

Control administrativo

Eso sí, este estudiante de Enseñanza Secundaria experto en el trato de dogos de Burdeos, hecha en falta más controles de la Administración sobre el mundo de los canes. "Deberían de haber más técnicos vigilando el estado en que se encuentran los animales, si sufren algún tipo de maltrato por parte de sus  dueños. Si los tienen en lugares bien acondicionados y les proporcionan una buena educación y los tratan con respeto", asegura, recordando que los concellos  ni tan siquiera tienen un registro oficial para censarlos ni tampoco se preocupan si pasan los controles sanitarios que están estipulados dentro de la actual legislación.