MAGOSTOS 2018

La fiesta quiere resistir al agua

Los ourensanos se echan a la calle a aprovisionarse de chorizos, castañas y carne. La lluvia no espanta y quien más o quien menos tiene una alternativa por si no se puede ir al monte. Las compras para el Magosto siguen en auge

Un cliente de la Plaza de Abastos compra chorizos para estas fiestas.
Un cliente de la Plaza de Abastos compra chorizos para estas fiestas.
La fiesta quiere resistir al agua

É a mellor época do ano!". Así de rotundo se muestran en algunos establecimientos de la Plaza de Abastos de la ciudad. Llegan los magostos y los ourensanos salen en masa a hacer sus compras. Hay de todo. "Hai máis actividade a semana antes que nesta propia", señala Sonía González, de la carnicería Ángel. Pero este año, las inclemencias meterorológicas algo se dejan notar. "Xa non hai tantas encargas ", añade González. "Si que se manteñen as asociacións e os que veñen cada ano, pero hai moitos encargos de última hora".

El tiempo, que será lluvioso durante todo el fin de semana, genera dudas entre los ourensanos sobre la ubicación. "A xente faicho igual. Teñen baixos, casas....", señala Pacita Lloves, toda una veterana de la Plaza, donde llevan ya 45 años atendiendo a los clientes. "Aquí estamos, de compra dos magostos", señala una mujer acompañada de sus hijos. La gente sale a comprar igual.

"Hai moitos anos vendíase moito máis, antes de que chegasen os grandes supermercados, pero aínda así este ano está indo ben, coma o pasado", dice Lloves, de la carnicería Pacita, perteneciente a Cárnicas Milucho.   Presume de tener el negocio más llamativo de la Plaza durante estas fiestas. En su caso, las ristras de chorizo no dejan ver el bosque, y se ve a un cliente muy fidelizado.  Los chorizos están muy cotizados y se venden de 150 kilos para arriba. Todos los placeros mantienen expectativas altas de venta durante el Magosto. "Es la época del año donde más se vende este producto", dice José Castro, de Jamonería Castro, que también resalta que la panceta y la costilla están son objetos codiciados en estas fechas. "Ata os 200 kilos de chourizos pódense vender estes días no establecemento", señala Lloves. 

"Eu fixen 80 kilos o martes e 100 o mércores, que é o que espero vender estes días", apunta González, donde también están en boga los criollos, la costilla, la panceta y las chuletas de aguja en esta época del año. 

"El Magosto se nota mucho aunque la lluvia siempre afecta. Un poco más de gente un día como hoy se esperaba", afirma José Castro, mientras en los exteriores de la Plaza cae el diluvio universal. Pero hasta el sábado hay tiempo para aprovisionarse de material. "También hay mucha compra para hacer cocido", destaca Castro.


La castaña, en auge


El producto estrella tampoco se olvida. La castaña también se lleva la palma en la Plaza. "Aquí temola a tres euros o quilo, non subimos desde o ano pasado", indica Rubén Caeiro, de Froitas Martínez. "Cada día estase vendendo moito. O luns cargamos 400 quilos e xa se acabou o mércores. E onte mesmo –por el jueves– cargamos 800 máis", indica. 

De lo que no hay duda es de que, llueva o no llueva, las celebraciones del Magosto tiran, y mucho, de la economía ourensana. 


Lluvias intermitentes el fin de semana


Lo más comentado de estos días es el tiempo que se espera para este largo puente de San Martiño. No son pocos los ourensanos que miran con nerviosismo las predicciones meteorológicas para ver cuándo podrán ir al monte para celebrar el magosto, la gran fiesta tradicional de la provincia.  Hoy se espera la peor jornada, con lluvias continuadas todo el día, de carácter fuerte en algunos tramos de la jornada. Mañana, unos de los días grandes, las nubes y claros se alternarán con cielos cubiertos y lluvias a lo largo del día. Las temperaturas serán normales, con entre 12 y 15 grados centígrados. Se espera la misma situación para el domingo, mientras que el lunes el agua empezará a remitir.