EN OURENSE - URBANISMO

Una "gran almendra peatonal", principal desafío de la ciudad en su rediseño de la movilidad

El objetivo final es ampliar la actual zona del Casco Vello hasta As Lagoas y Mariñamansa, así como instaurar la "velocidad 30" por norma, potenciar el transporte público o controlar el entorno de colegios

Una "gran almendra peatonal", principal desafío de la ciudad en su rediseño de la movilidad

El Concello de Ourense ya dispone de la hoja de ruta (21 acciones agrupadas en cinco bloques) que deberá transformar el modelo de movilidad de la ciudad, una teoría que ahora deberá poner en práctica a partir de septiembre, como se acordó en la última reunión de la Comisión Técnica del proyecto Móvete por Ourense, guiado por la consultora Urba+.

El objetivo, un cambio radical en la ciudad para que el peatón sea el eje, no será sencillo ni breve, como deja claro el cronograma del plan al que ha tenido acceso este periódico, pero sí cuenta con todos los pilares para llevarse a cabo, algo que dependerá, como han dejado claro los actores que han trabajado en el proceso participativo, "de la voluntad y valentía de la clase política", tanto la de la actual Corporación como de las próximas, ya que el marco temporal de la ejecución del plan se dispara por encima de los cinco años, con lo que al menos serán tres equipos distintos los que tengan la responsabilidad de ejecutar los cambios.

El reto más ambicioso y el que más impacto debe tener en la ciudadanía es el de llevar adelante una gran segunda peatonalización que abarque mucho más allá de los límites del Casco Vello, una gran "almendra" limitada por una ronda de circunvalación para el tráfico motorizado limitado por la rúa Celso Emilio Ferreiro y los ejes Progreso-avenida de Zamora y Emilia Pardo Bazán-Pena Trevinca-Nosa Señora da Saínza. 

El objetivo es que cualquier ciudadano pueda cruzar de norte a sur la ciudad a pie mediante un eje que comenzaría en el entorno del Campus Universitario, seguiría por la rúa Alfonso Rodríguez Castelao, Cardenal Quevedo, Parque de San Lázaro, Santo Domingo, praza Maior, Colón, Posío y rúa Bonhome, una propuesta que en su momento ya realizó el anterior equipo de gobierno de la Universidad de Vigo y que trasladó al Concello. A ambos lados de este eje central, decenas de calles peatonales y un entorno amable.

Para conseguir ese gran centro "pensado para las personas donde se propicien desplazamientos a pie, en transporte público o bicicleta, con tráfico rodado restringido a residentes", antes deberán llevarse a cabo acciones como una "velocidad 30" o aparcamientos disuasorios. Las medidas, todas necesarias, para conseguir ejecutar el plan están previstas a corto, medio y largo plazo, ya han sido probadas con éxito en otras ciudades, entre ellas una referente en la movilidad como Pontevedra, un espejo que todos los implicados destacan.


REVISIÓN


Aunque Ourense ya redactó en su momento un Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), es necesario revisarlo para incorporar el trabajo realizado durante los últimos meses y tener un respaldo documental que guíe el proceso transformador. Este proceso técnico, que debe estar culminado en menos de un año, no puede impedir sin embargo ir poniendo en marcha medidas que fiscalizará una comisión de seguimiento en la que estén integrados tanto representantes políticos como técnicos, tanto municipales como externos.


CAMPAÑAS


Gran parte del éxito del plan estará en conseguir un cambio en la mentalidad de la ciudadanía para ver como  normal reducir lo máximo posible el uso del vehículo privado. Para esto, están previstas una serie de campañas informativas "que se deberán instaurar de forma inmediata" para sensibilizar con que "caminar resuelve", uno de los lemas que se utilizarán, pero también para concienciar sobre los riesgos de circular a una velocidad superior a los 30 kilómetros por hora empleando anuncios en medios, paneles o folletos, pero también llegando a los centros educativos a través de actores implicados en la concienciación vial.

Una de las actuaciones en las que se tiene mucha fe, testada con éxito en otras ciudades como Pontevedra, Londres o Florencia, entre otras, es la creación del "Metrominuto", un mapa de distancias y tiempos entre los puntos más destacados de la ciudad similar a la de una red de metro "para desdramatizar el hecho de caminar". El proyecto, que incluiría paneles informativos en las calles pero también una app para móviles es aconsejado por la Red de Ciudades que Caminan, un organismo al que el Concello prevé adherirse.


NORMATIVA Y SANCIONES


Como cualquier otra acción, un marco normativa adecuado es imprescindible para garantizar la viabilidad del plan. En este sentido, está prevista la redacción de una ordenanza que fije los criterios de diseño y reparto del espacio público de las calles de Ourense entre vehículos y peatones, requisitos que deberán cumplirse en las obras de urbanización que se realicen para que "las barreras sean para los coches y no para las personas".

Además, deberá endurecerse el control policial para hacer cumplir la ordenanza de tráfico. En las últimas estadísticas de la Policía Local, se constata un incremento de las sanciones por conductas impropias en materia de tráfico (aparcamientos indebidos, excesos de velocidad...), algo en lo que se incidirá con más vigilancia y controles. "Se prevé que al inicio de la puesta en marcha de estas acciones, las sanciones sean muchas, dado el sentimiento de impunidad existente", reza el plan. En esta línea, se confía en que las campañas informativas y de concienciación logren reducir los incumplimientos.


CORTES DE CALLES


Para testar los efectos de potenciales peatonalizaciones, durante el próximo año se llevará a cabo la campaña "Hoy paseamos por mi calle", una iniciativa similar a la llevada a cabo hace casi un año en la Semana Europea de la Movilidad en las rúas Xocas y el primer tramo de Cardenal Quevedo. "Se programarán actuaciones semanales de cortes de tráfico a fin de ver el impacto y las medidas necesarias a adoptar para minimizar las consecuencias de restringir el tráfico. Las zonas en las que se llevará a cabo esta medida, además de las ya probadas, son Concordia, el entorno de la plaza e los Ramones (Valle Inclán-Cabanillas), Cardenal Quevedo (entre Habana y Celso Emilio Ferreiro), entorno Posío (Padre Feijóo, Lugo, Xosé Ramón Fernández Oxea), Reza, Tras Alameda, Doutor Fleming, Galicia, Bonhome, Ramón Puga, Leiras Pulpeiro y San Rosendo.


COLEGIOS


Acotar la "locura" que se vive las jornadas lectivas en el entorno de los centros educativos en las horas de entrada y salida de los alumnos es otro de los objetivos. Además del "Camiño Escolar" en el que trabaja la Concejalía de Educación para facilitar a los pequeños moverse a pie sin riesgo, el plan de movilidad propondrá áreas habilitadas para el estacionamiento temporal durante los 15 minutos antes y 15 después de las entradas y salidas en los que solo podrán aparcar los vehículos que vayan a recoger alumnos. Esta medida ya ha sido probada con éxito en concellos como el de Vigo.


PLATAFORMA ÚNICA


Para dar continuidad a los itinerarios peatonales, se propone la creación en espacios estratégicos de la ciudad de áreas de plataforma única, consistentes en situar al mismo nivel calzada para vehículos y zonas para peatones, con una limitación de velocidad que no suele superar los 20 kilómetros por hora. Los entornos del Parque de San Lázaro, Posío, Alameda, Puente Romano,  Alameda de A Ponte o Plaza de la Legión son los lugares pensados para aplicar esta medida, que sirva como prueba de una futura peatonalización integral.


TRANSPORTE PÚBLICO


La futura concesión de los autobuses urbanos jugará un papel nodal en la movilidad de los ciudadanos. Por ello, el diseño de las líneas que se está culminando en la Concejalía de Transportes para poder sacar a concurso una concesión en precario desde hace más de tres años, con rutas obsoletas y que no atienden a la realidad de muchos barrios, debe contemplar todas las medidas del plan de movilidad. "Hay que cubrir las necesidades reales, con una flota de autocares renovadas", señala el documento elaborada por la consultora Urba+.


APARCAMIENTOS


Planteada en dos fases, esta medida pretende facilitar a los conductores que lleguen a la ciudad o a aquellos que necesiten desplazamientos internos lugares donde estacionar sin problema para, posteriormente, bien a pie o en transporte público, lleguen a sus destinos. El objetivo es crear zonas en superficie mediante aprovechamiento de solares municipales o convenios con propietarios privados, pero también nuevos parking bajo tierra junto a la ronda de circunvalación que rodeará a la futura "almendra" peatonal.


PLAN DE ACCESIBILIDAD


Se antoja imprescindible culminar el plan de accesibilidad que aborde, entre otras cosas, un programa de rebajes en pasos de peatones, la adecuación de semáforos, la normativa de terrazas, la redefinición del estacionamiento reservado o extender la accesibilidad a las paradas de transporte público. El cronograma fija que antes de dos años debe estar todo finalizado, para luego ejecutarlo a largo plazo.


MOVILIDAD CICLISTA


Además de potenciar los desplazamientos a pie o en autobús urbano, el objetivo del Concello es que también la bicicleta juegue un papel trascendental en el modelo de ciudad. En este sentido, se entiende que la pacificación del tráfico animará a un mayor uso, que se incentivará con un servicio público reforzado o una red de aparcabicis en los barrios.