REHABILITACIÓN

Un jubilado hace revivir la aldea

Julio Palacios Tesouro, un jubilado de Xunqueira de Ambía, ha apostado por rehabilitar tres casas de la aldea de San Xillao, que ha revivido este verano con la visita de gente de toda España e incluso el extranjero.

Julio Palacios Tesouro, a la entrada de una de las tres casas rehabilitadas.
Julio Palacios Tesouro, a la entrada de una de las tres casas rehabilitadas.
Un jubilado hace revivir la aldea

La aldea de San Xillao, en el municipio de Xunqueira de Ambía, era uno más de esos casi 300 pueblos abandonados que se reparten por la provincia hasta que Julio Palacios Tesouro, recién prejubilado de la empresa de grúas donde desarrolló su vida laboral en Valencia, decidió invertir parte de sus ahorros (60.000 euros) en la rehabilitación de tres casas -heredadas- y un pajar, y ponerlas en el mercado con fines turísticos. Una vez rematada la obra, ya en el mes de agosto, colgó su oferta turística en el portal AIRBNB, en el que hay un amplio catálogo de casas en alquiler en diversos destinos turísticos.

"El pasado mes de agosto las puse en marcha como casas particulares en las que los turistas pueden hacer uso de todos los servicios que hay en su interior (cocina, baño, comedor, salón, etcétera) por espacio de unos días o semanas", explica el promotor de esta iniciativa, que ha supuesto la revitalización del pueblo. La política es alquilar la casa entera, "para que el cliente haga uso de ella como si estuviera en su propia casa durante su tiempo de estancia, y disfrutar tanto del interior como de los alrededores", señala Palacios.

"El pasado mes de agosto tuvimos overbooking, pasarían más de 90 personas por las tres casas; el mes de septiembre bajó un poco pero también hubo bastante gente", señala Palacios Tesouro.

Por las calles de esta aldea de los alrededores de Ourense ha paseado durante los pasados meses de verano gente procedente de toda España, pero también de otros países. "Hemos tenido personas que venían aquí de Paraguay, de Francia, de Italia...también peregrinos. Sobre todo se trata de familias con hijos y todos buscan lo mismo, tranquilidad y gozar del paisaje", señala Julio Palacios. Y es que en este conjunto residencial en pleno Xunqueira de Ambía, se puede disfrutar "desde un coto de pesca hasta un paseo tranquilo en plena naturaleza o acercarse a las termas y a la Ribeira Sacra", señala este prejubilado ourensano que, además de regentar esta oferta de ocio y turismo, orienta a sus clientes sobre qué pueden realizar durante su estancia en la zona.

En este sentido, Julio Palacios cumple -sin haber asistido a ninguna de las charlas ofrecidas esta misma semana por el Clúster del Turismo- al pie de la letra una de las claves del ócio del siglo XXI, que es la de ofrecer a sus clientes "experiencias únicas", que distingan su negocio de otros.

"Cuando vienen aquí estos clientes, yo les explico que pueden visitar la feria y degustar una tapa de pulpo, les acompaño a disfrutar un día de pesca en el embalse de Chandrexa de Queixa o les invito a dar un paseo por la Ribeira Sacra, enseñándoles los detalles más destacados de la zona", explica .

Es el denominado turismo activo, que no está reñido con esa búsqueda de la tranquilidad que Palacios Tesouro destaca como la razón principal de que los visitantes hayan escogido San Xillao.

Este improvisado empresario tiene la intención de mantener las casas "abiertas todo el año, al menos de momento" y visto el resultado obtenido hasta ahora. Su decisión ha permitido que esta aldea, a medio camino entre Xunqueira de Ambía y el pueblo de Salgueiros por la OU-202, recupere parte de la vitalidad que tuvo en sus mejores años. Una aldea que revive gracias a una iniciativa particular. ¿Un ejemplo a seguir?