ENTREVISTA - VIDA

Tras la lente de la moda

Lucía Sun se subió al escenario de la madrileña plaza Pedro Zerolo para dar el pregón del Orgullo Gay 2018 de la capital, con personajes como "Los Javis" o Agoney, de OT2018. Hasta ahí la llevo su primera exposición, donde reivindicaba a la mujer dentro de la moda y del colectivo LGBT, donde dice está desplazada. Ahora, sigue intentando hacerse un hueco en el mundo de la fotografía de moda.

Lucía Sun.
Lucía Sun.
Tras la lente de la moda

La joven fotógrafa Lucía Sun nació en Valencia, pero pasó toda su infancia y juventud en Ourense, donde comenzó a formarse en arte desde el bachillerato. Se mudó a Madrid para ampliar sus conocimientos en comunicación, pero el destino quiso que finalmente se decantase por la fotografía de moda, de la que ahora vive. Su exposición "Y todo conmigo" llamó la atención de los organizadores del Orgullo Gay de Madrid, que la ficharon para ser una de las pregoneras del evento.

¿Cómo es el día a día de Lucía Sun?

 Depende de la semana, es lo que tiene trabajar de freelance. Lo bueno es que no tengo horarios, pero lo malo es que se cobra muy mal. Este jueves, por ejemplo, tengo que ir a localizar un espacio para un shooting y después hacerlo, un proceso que puede llevar unas nueve horas, entre que montas el estudio, maquillan a las modelos y finalmente tomas las fotos.

¿Cómo acabaste haciendo fotografía de moda?

Tenía claro que quería plasmar lo que tenía en la cabeza y que fuese algo tangible. Primero pensé en el vídeo, hice el bachillerato de arte en Ourense y vine a Madrid para seguir formándome. Más tarde llegué a la fotografía porque el mundo del audiovisual requiere de mucha gente, tiempo y presupuesto: buscar actores y actrices para encontrar un perfil concreto y hay que pagarles un sueldo, y yo no teníaghjghjgh_result cómo. Fue entonces cuando una amiga me pidió que le hiciese una sesión de fotos, me encantó la experiencia y empecé a meterme en ese mundo, todo a base de prueba y error.

¿Qué pretensión tienen tus fotografías?

Me he ido dando cuenta de que lo que quiero conseguir con mis imágenes es crear escenas. Quiero que cada una de mis fotografías sea como un frame, igual la mítica canción de verano que escuchas en invierno y te transporta a un momento en concreto. Quiero transmitir ese sentimiento a la gente.

En tu primera exposición, “Y todo conmigo", reivindicabas el papel de la mujer. ¿Cuál fue el motivo?

La obra hablaba de un poema que escribí tras sufrir mi primer desamor y, a la vez, era una reivindicación al amor entre mujeres. Me da rabia que la fotografía y la moda están muy politizadas por la sección gay del movimiento LGTB: hay muchas revistas de temática gay, pero apenas de lésbica. 

¿Crees que la mujer está discriminada dentro del colectivo LGTB?

Totalmente, ese es el problema. Si propones una sesión con dos chicas, no suelen ser tan receptivos y te dice cosas como "no es lo que estamos buscando" o "en este momento nos centramos en otra cosa".

Tu trabajo te valió ser una de las pregoneras del Orgullo Gay de Madrid de este año. ¿Cómo fue la experiencia?

Estaban buscando gente joven, del mundo LGTB y que fuese voz de otras personas. Estuvo bien, aunque estas cosas también dependen de lo que signifiquen para ti. Me interesaba ir, pero es sabio tener los pies en la Tierra. Al final, esta clase de eventos son humo, no es dinero que ingreses o un rhhhhhh_resulteconocimiento artístico a mi obra, que es lo que yo busco. No quiero ser un producto por ser asiática, homosexual y artista. Quiero que se me preste atención, no por quién soy, sino por lo que estoy haciendo.

¿Qué supuso para tu carrera profesional haber sido una de las protagonistas de esta mediática cita?

Todo siempre parece más grande de lo que realmente es, especialmente cuando ves las cosas a través de una lente o mediante Instagram. A nivel laboral, no me ha repercutido en absoluto, simplemente ha sido algo diferente, una experiencia más que me llevo.

¿Es difícil hacerse un hueco en Madrid?

Sí, pero lo más complicado es ganar dinero y, para eso, lo fundamental es tener contactos. Si eres un fotógrafo mediocre pero conoces gente, puedes llegar a hacer portadas de revistas importantes. Si no, la mayoría de las veces no te pagan y ser freelance cuesta dinero. Pero sigo intentándolo, soy una persona ambiciosa y quiero llegar muy arriba.

¿Cuál es el modus operandi para conseguir esos contactos?

Tienes que ir a muchas fiestas y meterte en el mundo de la noche, de eso me he dado cuenta a base de palos. Debería tener más, pero es algo que me da mucha pereza y eso se me nota en la cara, porque yo no soy falsa.

¿Proyectos de futuro?

Estoy rodando una fashion film, mi primer trabajo con una productora, y hay bastante dinero de por medio. Habla sobre la importancia de las palabras.